El kwashiorkor, la desnutrición extrema desatendida

Desnutrición infantil
THE FLICKR/DEPARTMENT FOR INTERNATIONAL DEVELOPMEN
Publicado 23/08/2018 14:13:12CET

MADRID, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

El kwashiorkor, una de las formas más extremas de desnutrición, afecta a más de 100.000 niños al año en todo el mundo y, sin embargo, la comunidad científica no le ha prestado suficiente atención. La razón es que el niño afectado se vea saludable para el ojo inexperto dificulta su estudio y seguimiento.

Como resultado de esta situación, los investigadores han intentado recientemente aumentar su reconocimiento mediante la realización de un estudio global de más de 1,7 millones de niños, pero un nuevo estudio publicado en 'Food and Nutrition Bulletin' revela que el kwashiorkor puede ser un fenómeno local que está subestimado por las estadísticas nacionales.

El estudio concluye que el análisis de datos a gran escala global conlleva riesgos peligrosos ya que, por un lado, las crisis de salud como el kwashiorkor en aldeas particulares pueden pasar desapercibidas y los efectos reales de las intervenciones de salud pueden subestimarse.

Además, advierte de que las intervenciones mal dirigidas pueden dar lugar a una cobertura deficiente, eficacia y rentabilidad y los investigadores pueden perder información útil sobre las causas de una enfermedad como el kwashiorkor.

Investigadores de nutrición de la Universidad Tufts, la Universidad de Harvard y el Instituto de Investigación St. Johns, todas en Estados Unidos, realizaron una encuesta exhaustiva de un área geográfica que incluye más de 1.300 niños de entre uno y cinco años en la República Democrática del Congo (RDC).

Un estudio previo realizado a nivel mundial sugirió que el 33 por ciento de los casos de desnutrición en la República Democrática del Congo eran de la variedad kwashiorkor, pero que esto era más alto en algunas provincias que en otras. Con la esperanza de comprender mejor esta dinámica, los investigadores examinaron exhaustivamente 19 pueblos vecinos para comprender la prevalencia de la enfermedad a nivel local.

Sus resultados encontraron que las tasas de kwashiorkor variaron de 0 a 14,9 por ciento en estas aldeas, el último número indica un estrés nutricional extremo dentro de comunidades específicas. La diferencia entre diferentes áreas, que parecía estadísticamente idéntica, era extrema: un grupo, o "grupo", de cinco pueblos adyacentes no tenía casos de kwashiorkor, mientras que en un grupo vecino de cinco aldeas, el 9,5% de los niños tenían la enfermedad. Al entrevistar a los miembros del personal de los servicios de salud en la región y revisar el historial nutricional de los niños, los investigadores pudieron confirmar que estos números reflejan un patrón a largo plazo.

"Entender que este efecto de agrupamiento existe, al menos en algunas regiones, brinda la oportunidad de aumentar la efectividad del tratamiento mediante una mejor focalización en esas regiones y explorar posibles factores de riesgo para el kwashiorkor", escriben los investigadores.