Reunión Científica Anual de la ESCI

Expertos señalan que el consumo moderado de bebidas fermentadas podría ser beneficioso para la salud cardiovascular

Publicado 30/05/2018 18:43:15CET

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Los expertos reunidos en la Reunión Científica Anual de la Sociedad Europea para la Investigación Clínica (ESCI), que se organiza estos días en Barcelona, han señalado que el consumo moderado de bebidas fermentadas podría ser beneficioso para la salud cardiovascular.

Así lo han mantenido durante el 'Simposio de Bebidas Fermentadas y Salud Cardiovascular', un simposio en el que se han debatido las últimas investigaciones científicas en torno a los efectos del consumo moderado de cerveza y su relación con la salud cardiovascular y el peso corporal.

La doctora Lina Badimon, directora del Programa Cardiovascular (ICC) del IR-Hospital de la Santa Cruz y San Pablo de Barcelona, ha presentado las conclusiones de su última investigación, que investiga la seguridad de una ingesta moderarada y diaria de cerveza en adultos sanos nivel celular y molecular. De acuerdo con sus hallazgos, el consumo moderado de bebidas fermentadas asociado a protección cardiovascular "no presenta ninguna complicación adversa".

El estudio ha analizado un consumo equivalente a 12 gramos de alcohol al día en mujeres y de 25 gramos de alcohol al día en hombres durante cuatro semanas. Los resultados apuntan posibles efectos beneficios sobre los lípidos y las lipoproteínas de los participantes.

Por su parte, el doctor Ramón Estruch, del Departamento de Medicina Interna del Hospital Clínic de Barcelona y también miembro del Ciberobnh, ha participado en el simposio con su ponencia 'El impacto de la dieta mediterránea en la salud cardiovascular', que sugiere que la ingesta moderada de bebidas fermentadas podría formar parte de una alimentación saludable dentro de la dieta mediterránea actual, por las propiedades que les confieren su baja graduación alcohólica y las materias primas naturales (agua, cebada y lúpulo) con las que están elaboradas.

De hecho, según ha detallado este experto, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) incluye en la Pirámide de la Alimentación Saludable a las bebidas fermentadas (cerveza, vino, cava y sidra) de forma opcional y moderada, y la Fundación Dieta Mediterránea incorpora también el consumo moderado de bebidas fermentadas dentro de las recomendaciones en la Pirámide de la Dieta Mediterránea.

El doctor Estruch ha citado datos de "grandes estudios observacionales", que han sugerido que el aumento de la adherencia a las dietas de tipo mediterráneo se relaciona con un riesgo reducido de eventos cardiovasculares.

Uno de ellos es el estudio PREDIMED (Prevención con dieta mediterránea), que sugiere que la dieta mediterránea es una herramienta útil tanto en la prevención primaria como secundaria de enfermedades cardiovasculares. Este ensayo multicéntrico realizado en España incluyó a 7.447 participantes con alto riesgo cardiovascular a los que se realizó un seguimiento de casi cinco años y concluyó que la dieta mediterránea ejerce un efecto protector sobre estas patologías.

En último lugar, la doctora Gema Frühbeck, directora del Laboratorio de Investigación Metabólica y del Área de Obesidad de la Clínica Universidad de Navarra y miembro del Ciberobn, ha ahondado en el problema de la obesidad en su ponencia 'Necesidad de un cambio de paradigma en el control del peso corporal'.

Teniendo en cuenta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la obesidad es la pandemia del siglo XXI, la doctora Frühbeck ha advertido de que "el estilo de vida y el comportamiento actual que promueve tanto el sedentarismo como el consumo de alimentos poco saludables tiene efectos más importantes y directos sobre el riesgo de desarrollo de la obesidad que los genes".

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.