Experto destaca el uso de las impresoras 3D en la elaboración de comida libre de alérgenos

Publicado 11/01/2017 14:55:26CET

MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las impresoras 3D pueden ya imprimir menús sin gluten y controlar muy bien los ingredientes problemáticos para ciertos grupos de personas, según destaca el nutricionista y profesor de los Estudios de Salud de la UOC, Àlex Vidal, quien afirma que "esta nueva herramienta puede diseñar elementos, volúmenes y texturas para darles una vuelta más a las diferentes propuestas y los platos que elaboran grandes restauradores".

Aunque todavía no estén implantadas entre el consumidor final, Vidal ve ventajas en el caso de alergias e intolerancias alimentarias. "Cuando haya algo que se tenga que controlar mucho, como puede ser una alergia alimentaria o una intolerancia al gluten, puede ser útil. Puede ayudar a esquivar algún nutriente", afirma.

No obstante, aunque puede ser útil para determinados grupos de personas, de momento esta tecnología "no es accesible para todo el mundo", señala el experto. Una de las razones de que todavía no estén implantadas es con toda seguridad su precio, que supera en muchos casos los 1.000 euros.

El nutricionista señala que si bien puede acabar siendo un electrodoméstico más, como son los robots de cocina, tiene algunos valores diferenciales. "Puedes trabajar con mucho detalle y utilizar ingredientes aislados. Puede ser útil para hacer cosas que, con otras herramientas, no podrías conseguir", añade.

No obstante, todavía no se puede imprimir con todo tipo de ingredientes; por el momento, las impresoras 3D se emplean y tienen éxito en la repostería. "La pastelería siempre es muy exacta. A esa necesidad le veo un sentido. Ahora bien, lo de imprimirse la cena, no lo veo", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter