Remedio ancestral

Descubre los beneficios de comer espárragos

Esparragos
GETTY//EHAURYLIK
Actualizado 20/01/2016 17:54:10 CET

   MADRID, 20 Ene. (INFOSALUS) -

   El espárrago cultivado es la especie 'Asparagus officinalis L.' de la familia 'Asparagaceae'. Es una planta herbácea vivaz que produce tallos anuales de hasta 1,5 metros y turiones o partes comestibles de aspecto escamoso y que tiene una vida productiva de unos 7 u 8 años. A nivel mundial, Estados Unidos, Alemania, España, China y Perú son los mayores productores del espárrago.

   Según explica a Infosalus la profesora Rocío de la Puerta, investigadora del grupo 'Plantas Medicinales' de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Sevilla, el espárrago verde silvestre, denominado triguero, era un alimento de gran prestigio en la antigüedad. Los griegos y romanos recomendaban su consumo por sus propiedades medicinales. Los árabes, que lo introdujeron en la península ibérica, lo consideraban un manjar por sus propiedades organolépticas y lo empleaban en jarabes y pócimas para trastornos estomacales, además de como laxante y diurético.

   Andalucía es la responsable del 75% de la producción nacional produciendo unas 40.500 toneladas por año. Gran parte de esta producción proviene de la provincia de Granada, donde principalmente se cultiva el espárrago verde frente al blanco. El espárrago triguero que se cultiva en la vega del río Genil es una variedad local, de origen silvestre, que posee caracteres específicos con respecto a otras especies comerciales, como su color verde-morado intenso.

   Este espárrago 'triguero' andaluz se encuentra protegido por una Denominación Específica de calidad desde el año 1996, año donde se aprobó su Consejo regulador (Denominación específica del Espárrago de Huétor Tájar).

NUTRIENTES Y PRINCIPIOS ACTIVOS

   En cuanto a su composición en nutrientes, el espárrago verde tiene un alto contenido en proteínas, glúcidos, minerales y vitaminas, entre ellas la vitamina A y la vitamina C. Se ha determinado que el espárrago verde contiene el doble de vitamina C que el espárrago blanco.

Estas vitaminas antioxidantes ayudan a prevenir enfermedades relacionadas con el estrés oxidativo como el cáncer, la enfermedad cardiovascular o el envejecimiento prematuro. Además, el espárrago triguero también es rico en vitaminas del grupo B, conocidas por sus beneficios para el funcionamiento cardiovascular y cognitivo.

   Entre los minerales contiene sulfato de potasio, calcio y magnesio junto a cantidades moderadas de hierro y zinc. La fibra, otro nutriente presente en este 'remedio ancestral' es de gran interés a nivel intestinal ya que previene el estreñimiento y el cáncer de colon.

   Además de sus apreciadas características organolépticas y nutricionales, el espárrago puede considerarse un alimento funcional por su contenido en compuestos fitoquímicos bioactivos presentes en cantidades variables según las especies y las características medioambientales y de cultivo. Entre estos compuestos destacan los flavonoides, las saponinas esteroides y los carbohidratos complejos.

   Numerosos autores han atribuido las propiedades biológicas del espárrago al contenido en estos bioactivos, entre ellos, los principales fenoles presentes en el espárrago verde son los flavonoides, en concreto abundan los glicósidos de flavonoles como la quercetina.

   "Muchos estudios han demostrado la alta capacidad antioxidante y captadora de radicales libres que poseen estos compuestos, de ahí la importancia de su consumo en la prevención de enfermedades. Por otro lado, las saponinas esteroides, responsable del sabor amargo-dulce, han demostrado propiedades antitumorales, antiinflamatorias e hipolipémicas en diferentes estudios", señala De la Puerta.

   Otros componentes bioactivos como los fructanos, inulina y oligosacáridos que forman parte de la fibra soluble, no son digeribles por las enzimas humanas y son fermentados por las bacterias del colon aportando efectos prebióticos beneficiosos.

REDUCCIÓN DEL COLESTEROL Y SALUD HEPÁTICA

   El equipo de investigadores de la Universidad de Sevilla, en el que se integra la Dra. De la Puerta, lleva años trabajando con el espárrago verde procedente de Huétor Tájar. En estudios iniciales, hacia el 2010, se llevaron a cabo ensayos para la determinación del contenido en saponinas esteroides y en fenoles totales y también de la capacidad antioxidante de distintas muestras de este espárrago.

   En estudios posteriores, los investigadores proporcionaron a ratas de laboratorio, alimentadas durante 5 semanas con una dieta alta en colesterol, y por lo tanto hipercolesterolémicas, el espárrago entero pulverizado en el agua diaria de bebida y observaron que mejoraba de forma significativa las concentraciones de lípidos plasmáticos, reduciendo el colesterol total y el colesterol-LDL (colesterol malo) y elevando en cierta medida el colesterol-HDL o colesterol bueno. Estos resultados fueron publicados en la revista 'Evidence-based Complementary and Alternative Medicine' en el 2012.

   Además, los científicos descubrieron que el espárrago potenciaba la acción de enzimas que pertenecen al sistema antioxidante hepático como la superoxido-dismutasa, la catalasa o la glutation-peroxidasa. Todas ellas son enzimas que protegen al hígado de tóxicos y que interesa que existan en niveles altos. En especial comprobaron que este efecto fue debido principalmente a la fracción de compuestos fenólicos y flavonoides presentes en el espárrago, resultados que se publicaron en la revista 'International Journal of Molecular Sciences' en 2013.

   "Aunque serían necesarios ensayos clínicos, se podrían extrapolar los resultados a humanos ya que se trata de un vegetal no tóxico, nutritivo y saludable consumido desde la antigüedad. Por ello se puede recomendar el consumo habitual de este vegetal en todas sus posibilidades culinarias como ensaladas, sopas, tortillas o revueltos", concluye De la Puerta.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter