¿Disuaden las advertencias sanitarias de la compra de bebidas azucaradas?

Latas de refrescos, bebidas
PIXABAY - Archivo
Publicado 29/05/2018 7:24:33CET

   MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

   Es menos probable que los adultos jóvenes compren bebidas endulzadas con azúcar que incluyan etiquetas sobre advertencias para la salud, particularmente aquellas con advertencias gráficas sobre cómo que el azúcar añadido puede provocar caries, obesidad y diabetes tipo 2.

   La nueva investigación, que se presenta en el Congreso Europeo sobre Obesidad (ECO, por sus siglas en inglés) de este año en Viena, Austria, también indica que es más probable que los individuos elijan opciones más saludables si se muestra un 'Health Star Rating' en las bebidas. Se trata del sistema nacional de etiquetado frontal que está en uso en Australia y Nueva Zelanda.

   En todo el mundo, la ingesta de bebidas endulzadas con azúcar, como refrescos, bebidas deportivas, bebidas energéticas y aguas endulzadas es muy alta. Las encuestas indican que al menos la mitad de los estadounidenses y un tercio de los australianos beben al menos una bebida azucarada todos los días.

   Las bebidas azucaradas son una fuente importante de azúcar añadida a la dieta y existe una creciente preocupación por los efectos en la salud relacionados con su consumo elevado, como la diabetes tipo 2, la caries dental y las enfermedades cardiovasculares. Muchos productos nocivos ya llevan advertencias, pero no está claro si las bebidas endulzadas con azúcar también deben exhibir etiquetas de advertencia, y qué etiquetas podrían tener mayor impacto.

   Para investigar más a fondo, la profesora Anna Peeters, de la Universidad de Deakin, en Australia, y sus colegas realizaron un experimento de elección digital para examinar las opciones de bebida de casi 1.000 australianos de entre 18 y 35 años. Los participantes fueron reclutados utilizando plataformas 'online' de cuatro estados en Australia, y representaron una amplia gama de niveles socioeconómicos y de educación.

   A los participantes se les pidió que imaginaran que estaban entrando en una tienda, cafetería o acercándose a una máquina expendedora para comprar una bebida. Se aleatorizaron a uno de cinco grupos y se les pidió que eligieran una de las 15 bebidas, con opciones azucaradas y sin endulzar. Las bebidas estaban sin etiqueta (grupo de control) o tenían una de cuatro etiquetas: una advertencia gráfica, advertencia de texto o información sobre azúcar, incluida la cantidad de cucharaditas de azúcar agregada; o una 'health star rating' en todas las bebidas. Alternativamente, podrían seleccionar "no beber" si ya no desean comprar una bebida.

LAS ADVERTENCIAS GRÁFICAS, LAS MÁS EFECTIVAS

   En general, los participantes tenían muchas menos probabilidades de elegir una bebida azucarada cuando se exhibía una etiqueta en el frente del paquete en comparación con ninguna etiqueta, independientemente de su nivel de educación, edad y nivel socioeconómico.

   Las que parecen tener el mayor impacto son las etiquetas de advertencia gráficas que indicaban que consumir bebidas con azúcar añadido puede contribuir a la caries dental (incluyendo una imagen de dientes cariados), diabetes tipo 2 u obesidad. Los participantes tenían un 36 por ciento menos de probabilidades de comprar bebidas azucaradas que incluían una advertencia gráfica en comparación con una bebida sin etiqueta.

   Otras etiquetas en el paquete también fueron efectivas, con un 20 por ciento menos de probabilidades de que los participantes compraran bebidas azucaradas que incluyeran el 'Health Star Rating', o un 18 por ciento menos de probabilidad de adquirir aquellas con una etiqueta mostrara cucharaditas de azúcar agregada. Además, los participantes tenían una probabilidad mucho mayor (20 por ciento) de elegir alternativas más sanas cuando se mostraban calificaciones saludables mediante estrellas en comparación con ninguna etiqueta.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.