Una dieta mediterránea más completa puede proteger contra el cáncer de próstata agresivo

Dieta mediterránea
PIXABAY
Publicado 12/01/2018 12:34:46CET

MADRID, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los investigadores del estudio publicado en 'The Journal of Urology' han demostrado que aquellos hombres que siguen una dieta mediterránea tiene un menor riesgo de cáncer de próstata agresivo en comparación con aquellos que siguieron otros patrones dietéticos como las dietas prudentes u occidentales.

En concreto, se ha demostrado en aquellos que ingieren una dieta rica en pescado, patatas hervidas, frutas enteras, verduras, legumbres y aceite de oliva, y con un bajo consumo de zumos.

"Nuestros resultados muestran que una dieta orientada hacia la prevención de los tumores agresivos en la próstara deberían incluir importantes elementos de la dieta mediterránea como pescado, legumbres y aceite de oliva", ha declarado la líder del estudio Beatriz Perez-Gomez, de la Unidad de Epidemiología del Cáncer y del Medio Ambiente, Centro Nacional de Epidemiología, Instituto de Salud Carlos III (Madrid), mientras que "una ingesta alta de frutas, verduras y granos integrales podría no ser suficiente".

Los autores exploraron la relación entre el riesgo de tener cáncer de próstata y los patrones dietéticos como parte de MCC-Spain, un estudio español de casos y controles que incluyó a 733 pacientes coneste tipo de cáncer confirmado histológicamente y 1.229 hombres sanos con una edad media de 66 años de siete regiones españolas. Se recolectaron datos antropométricos, epidemiológicos y dietéticos.

Asimismo, se evaluó la adherencia a los tres patrones dietéticos de occidental, prudente y mediterráneo, que caracterizan los hábitos alimenticios de la población española.

Por un lado, el patrón occidental incluye el consumo de grandes cantidades de productos lácteos grasos, granos refinados, carne procesada, bebidas calóricas, dulces , comida rápida y salsas.

El patrón prudente implica el consumo de productos lácteos bajos en grasa, granos integrales, frutas, verduras y jugos, y el mediterráneo consiste en un alto consumo de pescado, patatas hervidas, frutas, verduras, legumbres y aceite de oliva, y un bajo consumo de jugos.

Las dietas se clasificaron según el grado de adherencia a cada patrón y se asignaron a cuatro cuartiles de menor a mayor adherencia dentro de cada patrón.

EFECTO PROTECTOR

Así, concluyeron que solo un alto cumplimiento del patrón dietético mediterráneo parece estar asociado con un menor riesgo de PC agresiva. Mientras que los patrones dietéticos prudentes y mediterráneos mostraron diferentes efectos en los tumores de bajo y alto grado.

En concreto, la dieta mediterránea tiene un efecto protector estadísticamente significativo. Todos los demás patrones dietéticos y características tumorales mostraron poca o ninguna correlación y no alcanzaron significación estadística.

"Otros investigadores confirman estos resultados, la promoción del patrón dietético mediterráneo podría ser una forma eficiente de reducir el riesgo de desarrollar PC avanzada, además de reducir el riesgo de otros problemas de salud prevalentes en los hombres, como las enfermedades cardiovasculares", ha concluido la coautora Adela Castelló de la Unidad de Epidemiología del Doctorado, Cáncer y Medio Ambiente del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (Madrid)