Excluir totalmente alimentos procesados y comida rápida

La dieta de la madre, relacionada con el nacimiento prematuro

Actualizado 07/10/2014 1:33:10 CET

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres embarazadas que comen una dieta "prudente" rica en verduras, frutas, granos enteros y que beban mucha agua tienen menos riesgo de parto prematuro, según sugiere un estudio publicado en 'British Medical Journal'. Un patrón dietético "tradicional" de patatas cocidas, pescado y verduras cocidas también se relacionó con un riesgo significativamente menor.

Aunque estos resultados no pueden establecer la causalidad, apoyan el consejo dietético a las mujeres embarazadas de comer una dieta equilibrada que incluya verduras, frutas, granos enteros y pescado y beban agua. El parto prematuro (antes de las 37 semanas de embarazo) se asocia con un peso significativo a corto y largo plazo, mala salud e implicado en casi el 75 por ciento de todas las muertes de recién nacidos.

La evidencia muestra que los hábitos alimenticios de la madre pueden afectar directamente a su hijo al nacer, por lo que los investigadores con sede en Suecia, Noruega e Islandia se dispusieron a examinar si existe una relación entre la dieta materna y el parto prematuro. Para ello, analizaron los nacimientos prematuros de 66.000 mujeres entre 2002 y 2008.

Para ser incluidas en la investigación, las participantes tenían que estar libres de diabetes, haber dado a luz en vivo y completar un cuestionario de frecuencia de alimentos validando los hábitos alimentarios durante los primeros cuatro o cinco meses de embarazo.

Se tuvieron en cuenta los factores que pueden haber afectado a los resultados (conocidos como factores de confusión), incluyendo la edad de la madre, antecedentes de parto prematuro y la educación. El parto prematuro se define como la entrega entre la semana 22 y y la 37 de embarazo.

Los investigadores identificaron tres patrones dietéticos distintos, interpretados como "prudente" (verduras, frutas, aceites, agua como bebida, cereales integrales, pollo, pan rico en fibra), "occidental" (aperitivos salados y dulces, pan blanco, postres, productos cárnicos procesados) y "tradicionales" (patatas, pescado, salsa de carne, verduras cocidas, leche baja en grasa).

Entre las 66.000 mujeres embarazadas, se produjeron 3.505 partos prematuros (5,3 por ciento). Después de ajustar por varios factores de confusión, el equipo encontró que un patrón de dieta "prudente" en general se asoció con una reducción significativa del riesgo de parto prematuro, especialmente entre las mujeres que alumbran a su primer bebé.

También detectaron una reducción significativa del riesgo de parto prematuro para el patrón de dieta "tradicional", aunque que el patrón de dieta "occidental" no se asoció de forma independiente con el parto prematuro. Esto indica que es más importante que excluir totalmente los alimentos procesados, la comida rápida, la comida basura y los bocadillos y aumentar la ingesta de alimentos asociados con un patrón de dieta prudente, según los autores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter