El consumo moderado de cerveza no se correlaciona con un aumento de gases

Caña de cerveza, bebida, España
CERVECEROS DE ESPAÑA
Actualizado 04/10/2017 15:46:28 CET

PAMPLONA, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

El consumo moderado de cerveza por adultos sanos no se relaciona con un aumento de reflujos gaseosos ni eructos ni modifica la acomodación gástrica, según revela el estudio 'Influencia de la ingesta de cerveza sobre la fisiología gastroesofágica y síntomas digestivos postprandiales'.

Este trabajo ha sido dirigido por el doctor Enrique Rey Díaz-Rubio, jefe del Servicio del aparato digestivo del Hospital Clínico San Carlos (Madrid), que ha presentado los resultados este miércoles en el Colegio de Farmacéuticos de Navarra.

La investigación cuestiona el "mito" que asocia el consumo moderado de cerveza con la generación de gases y molestias digestivas, según ha explicado el Centro de Información Cerveza y Salud.

La investigación ha analizado a un grupo de adultos sanos mayores de 18 años de edad, sin síntomas digestivos frecuentes ni enfermedad por reflujo gastroesofágico conocida. El objetivo principal fue evaluar si el consumo moderado de cerveza se asocia con la generación de síntomas digestivos altos como acidez, regurgitación y saciedad precoz, en el período posterior a las comidas.

De esta forma, el doctor Enrique Rey ha afirmado que, "a la luz de los resultados del estudio, en una situación real, la cerveza no parece promover los síntomas dispépticos, aquellos que provocan una digestión pesada, y de reflujo cuando es consumida de forma moderada, es decir, entre 2 y 3 cañas al día para los hombres y entre 1 y 2 para las mujeres". El estudio afirma, además, que el consumo moderado de cerveza no provocaría un aumento de trastornos gastrointestinales o de sensibilidad gástrica que alteren la digestión.

De acuerdo con los resultados presentados, la cerveza no parece modificar el reflujo gaseoso como podría sugerir al tratarse de una bebida carbónica, procedente de la fermentación natural de sus ingredientes. Además, no alteraría la acomodación gástrica después de las comidas y no provocaría un aumento significativo de síntomas digestivos que nos puedan producir molestias o digestiones más pesadas de lo normal. Este estudio evidencia que no existen diferencias entre el consumo de cerveza tradicional y sin alcohol.

También en relación al sistema digestivo, el consumo moderado de cerveza podría reducir el riesgo de infecciones producidas por el H. pylori, según el estudio 'Inverse relationship between alcohol consumption and active Helicobacter pylori infection'. De esta manera, el consumo moderado de esta bebida hace que el estómago incremente la secreción de ácidos gástricos teniendo efecto protector frente a la infección por H. Pylori, implicado en la úlcera gastroduodenal y, según la OMS, agente cancerígeno.

Asimismo, existen otros estudios sobre la composición de la microbiota intestinal que sugieren que ésta se modula gracias a los polifenoles, como los contenidos en la cerveza, mediante la inhibición de bacterias patógenas y por la estimulación de una microbiota beneficiosa. Una de las principales funciones de los polifenoles es la función reguladora que ejercen sobre la microbiota intestinal, pudiendo beneficiar el crecimiento de algunas bacterias beneficiosas e impidiendo la proliferación de otras perjudiciales.
La cerveza, una bebida natural

En este sentido, Jesús Román Martínez, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, ha afirmado que "el consumo moderado de cerveza puede formar parte de una alimentación equilibrada debido a las propiedades que le confieren su baja graduación alcohólica y las materias primas con las que está elaborada".

La cerveza es una bebida fermentada, con unas características específicas en su composición que la diferencian del resto de bebidas y que le confieren un especial interés nutritivo. Elaborada a partir de ingredientes naturales (agua, cebada malteada y lúpulo), tiene un bajo contenido calórico (45 kcal/100 ml) y numerosos nutrientes vitaminas, minerales, polifenoles (antioxidantes), maltodextrinas y fibra soluble.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter