Comer comida salada favorece la elección de alimentos más sanos

Sopa, comida, cazuela, puré
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / GMVOZD - Archivo
Publicado 11/07/2018 18:47:40CET

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

La comida salada puede provocar cambios en el cerebro y favorecer la ingesta de comida más saludable, especialmente en mujeres con riesgo de obesidad, según ha puesto de manifiesto un estudio llevado a cabo por investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Center (Estados Unidos) y que ha sido publicado en la revista 'Neuropsychopharmacology'.

De hecho, estudios previos ya habían demostrado que la ingesta de un caldo o sopa suplementada con glutamato monosódico (MSG), una sal sódica de glutamato, antes de una comida puede disminuir el apetito y la ingesta de alimentos, sobre todo en mujeres propensas a comer en exceso y aumentar de peso.

Ahora, los científicos han evaluado los cambios en los cerebros de mujeres jóvenes sanas después de que consumieran caldo de pollo con o sin MSG agregado. Para ello, usaron tres herramientas para detectar cambios: una prueba computarizada que midió el control inhibitorio (un proceso mental necesario para autorregular la alimentación), una comida bufé durante la cual los participantes comieron libremente mientras usaban gafas especiales que rastrearon los movimientos oculares, y un escáner cerebral funcional que midió la actividad cerebral mientras los participantes tomaban decisiones sobre los alimentos.

Después de la ingesta del caldo rico en sal, las participantes realizaron mejor la prueba de control inhibitorio, tuvieron miradas más concentradas durante la comida y un mayor compromiso de un área del cerebro que está vinculada a la autorregulación exitosa durante la elección de los alimentos. Además, después de consumir el caldo salado, aquellas con mayor riesgo de obesidad consumieron menos grasas saturadas durante la comida.

A juicio de los científicos, los resultados pueden abrir nuevas vías para facilitar una alimentación saludable y reducir la ingesta de alimentos en la población general. "Nuestro estudio sugiere la posibilidad de que las personas con alto riesgo de obesidad puedan beneficiarse de un caldo salado antes de una comida para facilitar una alimentación saludable y una elección de alimentos saludables", han zanjado.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.