De la FEN y FINUT

Bebidas vegetales vs leche: ¿son sustituibles?

Leche
UNIÓN DE UNIONES
Publicado 11/10/2017 13:41:02CET

   MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Las bebidas vegetales no son sustitutivas de la leche desde un punto de vista nutricional, ni tampoco equiparables a ella en cuánto a sus aportes de calcio, según ha concluido el informe 'La leche como vehículo de salud: calcio y sus determinantes en la salud de la población española', impulsado por la Fundación Española de Nutrición (FEN) y la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT).

   Por tanto, el trabajo recuerda que la leche es la mejor fuente dietética de calcio, tanto por los altos niveles de este mineral presentes en la composición natural de este alimento como también por su elevada biodisponibilidad, que facilita su absorción por parte del organismo.

   "Aunque algunos alimentos de origen vegetal como los cereales, las frutas, los frutos secos o las legumbres pueden suponer una fuente adicional de calcio dietético, su biodisponibilidad es muy reducida y, por tanto, no han de contemplarse como fuente dietética de elección ya que no pueden satisfacer las necesidades nutricionales de calcio y vitamina D en las distintas etapas de la vida", han explicado el presidente de la FEN, Gregorio Varela Moreiras, y el presidente de FINUT, Ángel Gil.

   Además, el trabajo ha puesto de manifiesto que la ingesta adecuada de calcio, obtenida fundamentalmente a través del consumo de leche y de productos lácteos, conjuntamente con un estatus adecuado de vitamina D, se asocia a una mayor densidad ósea, a un menor riesgo de fracturas en la población adulta y a una menor pérdida de hueso en las mujeres postmenopáusicas, entre otros beneficios.

   Y es que, según se refleja en el informe, un vaso de leche (250ml) contiene tres veces más calcio que una ración de espinacas, y sería necesario ingerir más de 16 raciones de este vegetal para alcanzar la cantidad de calcio absorbible que está presente en un solo vaso de leche.

   Lo mismo sucede con legumbres como las alubias o tubérculos como el boniato, cuya concentración de calcio por ración es hasta 10 veces menor que la que contiene un solo vaso de leche, e incluso en alimentos como el brócoli sería necesario ingerir cuatro raciones y media de esta verdura para alcanzar el nivel de calcio absorbible que está presente en un solo vaso de leche.

   Por ello, tal y como estos expertos han subrayado, es más importante que nunca que la población tome conciencia acerca del papel "fundamental" del calcio y la vitamina D para la salud, y el rol indiscutible que juega la leche como fuente dietética para ambos micronutrientes.

   "Existe la idea de que una dieta exenta de leche y lácteos no supone un problema a la hora de alcanzar las ingestas recomendadas de calcio y vitamina D, y esto es un completo error: de acuerdo a nuestro modelo alimentario occidental, la exclusión de los lácteos impide alcanzar las ingestas de referencia para todos los grupos de edad", ha manifestado Gregorio Varela.

LAS BEBIDAS VEGETALES NO CONTIENEN VITAMINA D

   Asimismo, los expertos han insistido en que las bebidas vegetales no pueden sustituir a la leche, ya que el calcio "no está presente" en la composición de muchas de ellas y, cuando se añade (como sucede en la bebida de soja), al no estar asociado a proteínas, su biodisponibilidad es mucho menor que el calcio presente de manera natural en la leche.

   "Además, la gran mayoría de estas bebidas no contienen vitamina D, un nutriente que juega un papel fundamental en la absorción del calcio y que sí está presente en la leche, ni tampoco fósforo. Tampoco hay que olvidar que las bebidas vegetales tienen hasta 3 veces más azúcar que la leche, que contiene sólo lactosa, un azúcar natural que interviene directamente en la absorción del calcio", han detallado.

   Esta tendencia en la disminución en el consumo de leche observado en la población española impacta de manera "muy negativa" en el cumplimiento de las recomendaciones de ingesta de calcio en los diferentes grupos de edad y situaciones fisiológicas. No en vano, un porcentaje importante de la población española no alcanza las actuales recomendaciones de ingesta de calcio, pero tampoco otros nutrientes fundamentales para el proceso de absorción de este mineral, tales como la vitamina D.

   "Por todo ello, y dado el extraordinario valor del calcio para la salud más allá de la fase de crecimiento en infancia y adolescencia, es fundamental asegurar un consumo adecuado a las necesidades nutricionales específicas en cada etapa de la vida. En este sentido, los alimentos lácteos proporcionan una fuente muy accesible y biodisponible de calcio, y por ello deben formar parte básica en la dieta habitual desde la infancia a la madurez", han recalcado los expertos.

   Sin embargo, prosiguen, en aquellos casos en los que se identifique un perfil nutricional deficitario en estos nutrientes, o en aquellas etapas de la vida en las que los requerimientos nutricionales de estos micronutrientes se ven incrementados, las leches enriquecidas en calcio y vitamina D pueden ser una alternativa útil a la hora de satisfacer estas necesidades nutricionales específicas, aportando más calcio a la dieta.

   Finalmente, han señalado que para ciertos colectivos especialmente vulnerables, tales como los niños, adultos mayores inactivos, mujeres embarazadas y postmenopáusicas, adolescentes, deportistas o fumadores, optar por consumir leches enriquecidas en calcio y vitamina D puede contribuir positivamente a mejorar su perfil nutricional.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter