'Bandeja antihambre': una vía para aprender a controlar el apetito

Receta, calorías, dieta, cocinar,
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / YULKAPOPKOVA
Actualizado 20/02/2018 11:48:11 CET

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

Preparar una 'bandeja antihambre' es clave para aprender a controlar el apetito y los impulsos, según ha aconsejado la doctora Amil López Viéitez, creadora de la Dieta Coherente.

Así, ha señalado que "si se siente un repentino ataque de hambre por la noche" se debe recurrir a ella, y acto seguido recomienda lavarse los dientes e irse dormir.

"No sirve de nada seguir una dieta un tiempo determinado, si no adquirimos las herramientas necesarias para manejar la ansiedad, el estrés, la frustración o el aburrimiento con los que convivimos a diario", ha recalcado la especialista.

Además, ha señalado que las emociones "no controladas" suelen ser las que "inducen a comer de forma incorrecta e impulsiva, y son el motivo principal de que la mayoría de las dietas fracase".

RECONOCER DEL VERDADERO APETITO

Viéitez ha aconsejado aprender a reconocer el "verdadero apetito", cuando es hambre física o emocional, así como apuntar la cantidad y lo que se come junto con los sentimientos asociados en cada ocasión.

En este sentido, recomienda no distraerse con la televisión o haciendo otras tareas mientras se come, y no tener "alimentos poco recomendables" en la despensa.

En el caso de tener apetito o estar triste, se debe posponer la ida al supermercado, así como masticar cada bocado repetidamente, y prestar atención a cada bocado.

A su vez, aconseja no comer los alimentos recién sacados de la nevera, ya que tienen menos sabor y aroma, y ante alimentos peligrosos, marcarse un límite.

Por último, ante la necesidad de comer, la especialista recomienda buscar otra "actividad reconfortarte como caminar, disfrutar de una película, escuchar música, leer o llamar a un amigo", así como practicar actividades relajantes o yoga, pues "liberan endorfinas y contrarrestan los efectos del estrés crónico".

FACTORES QUE REGULAN EL APETITO

"Al comer algo que nos gusta, se libera dopamina, de igual modo que cuándo se consume una droga. Genera placer, relajación y bienestar, favoreciendo que la persona se 'enganche' a determinados alimentos para compensar sus emociones", ha explicado la especialista.

La creadora de la Dieta Coherente (www.dietacoherente.com), y autora de la ‘Dieta Coherente: Un nuevo Yo’, ‘Activa tu metabolismo’ y ‘Adelgaza’, alerta de que existen ciertas comidas conocidas como 'confort foods' que se consumen con más frecuencia cuándo estamos bajos de ánimo o estresados.

Las principales hormonas implicadas en el control del apetito son insulina, glucagón, cortisol, leptina y grelina. La insulina se segrega cuándo comemos hidratos de carbono o estamos más de 4 horas en ayunas, y si se activa "demasiado, aumenta el apetito por el dulce y el almacenamiento de grasa", ha argumentado.

A su vez, el glucagón es la hormona contraria a la insulina, se segrega cuándo comemos proteínas, por eso es importante incluir proteína en tus 5 comidas. El cortisol se activa en los estados de estrés crónico y favorece el aumento de grasa abdominal y la retención de líquidos.

La grelina producida por el estómago, modula el apetito a corto plazo, y la leptina es producida por el tejido adiposo para señalizar las reservas de grasa almacenadas.

Los hidratos de carbono facilitan el transporte del triptófano para su conversión en serotonina (el neurotransmisor del placer y de la felicidad), "por eso, cuando estás bajo de ánimo el cuerpo te pide dulce", apunta la creadora de la Dieta Coherente.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.