Ahorra en gasto asistencial

La leche materna reduce el riesgo de sepsis y otras complicaciones en prematuros

Actualizado 07/10/2014 1:13:32 CET
Enfermeras De Neonatología Tratan A Un Bebé En Una Incubadora
Foto: EUROPA PRESS/HOSPITAL REGIONAL DE MÁLAGA

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Científicos del Rush University Medical Center de Chicago, Estados Unidos, aseguran que el alimentar con leche materna a los bebés que nacen de forma prematura y deben permanecer ingresados en unidades de cuidados intensivos neonatales conlleva un "doble beneficio". Para su salud, ya que reduce hasta un 19 por ciento el riesgo de sepsis, y para las cuentas económicas del centro, que ahorra unos 23.000 euros por bebé ingresado.

   Así se desprende de los resultados que serán presentados próximamente en el IX Simposio Internacional de Lactancia Materna que se celebrará en Madrid el próximo mes de abril, promovido por Medela, en el que participarán expertos de más de 90 países.

   Durante 5 años, la profesora Paula Meier y su equipo analizaron datos de 430 parejas de madres y niños prematuros con bajo peso al nacer participantes en un estudio del National Institute of Health estadounidense.

   Los resultados mostraron que por cada 10 mililitros adicionales de leche materna que recibía un bebé con muy bajo peso en sus primeros 28 días de vida, se reducía el riesgo de desarrollar una sepsis en un 19 por ciento.

   Asimismo, el riesgo de desarrollar una enterocolitis necrosante neonatal, la patología digestiva adquirida más frecuente y grave en este periodo, es tres veces inferior si el bebé prematuro es alimentado exclusivamente con leche materna durante los primeros 14 días de vida.

    Pero además de los beneficios que supone para la salud del bebé, en el estudio se ha observado que el uso de leche materna también tiene un claro impacto económico. Al aumentar la dosis media diaria de leche materna entre los días 1 y 28 de vida del neonato de 25 a 50 mililitros, se reducen los costes de las unidades en que son atendidos en 23.000 euros por bebé.

   El incremento que supone el coste derivado de este tipo de infección bacteriana se atribuye a distintos factores, ya que los bebés con sepsis tienen que estar ingresados en las UCI neonatales una media de 28 días más que los neonatos que no se ven afectados por esta patología dado que su tratamiento es intensivo en recursos, con lo que aumenta el riesgo de padecer problemas de salud y de desarrollo neuronal a largo plazo.

   El estudio ha demostrado que el coste de las UCIN derivado del tratamiento fue el más bajo al nacer que recibieron la dosis media mayor de leche materna durante los 28 primeros días de vida. El ahorro que se obtiene permite compensar los costes derivados de la obtención y el suministro de la leche materna que soportan las madres y las instituciones.

   Además, otro estudio ha analizado el valor económico de proporcionar leche materna de modo temprano a estos recién nacidos, ya que muchas de las complicaciones asociadas son costosas para las familias y las instituciones sanitarias.

   Aunque la recogida de la leche materna conlleva unos costes, la investigación ha demostrado que permitir a las madres extraer leche materna es menos oneroso que adquirir la misma cantidad de leche proveniente de donaciones o de leche de fórmula. Las madres solo necesitan extraer una cantidad mínima de unos 100 mililitros cada día durante un tiempo suficiente (entre 4-19 días).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter