Tener múltiples embarazos puede acelerar el envejecimiento de la mujer

Mujer embarazada, embarazo
CLÍNICA MAR&GEN - Archivo
Publicado 30/07/2018 15:16:56CET

   MADRID, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Tener múltiples embarazos podrían acelerar el envejecimiento de las células de las mujeres, según un nuevo estudio de la Universidad de Northwestern en Evanston (EEUU), que podría ayudar a explicar por qué las mujeres con muchos niños muestran evidencia de envejecimiento acelerado en algunas poblaciones.

   El estudio, liderado por Calen Ryan y Christopher Kuzawa de Northwestern y Dan Eisenberg de la Universidad de Washington, ha sido publicado en 'Scientific Reports'. Los hallazgos se obtuvieron al observar dos marcadores separados del envejecimiento celular (la longitud de los telómeros y la edad epigenética) en cientos de mujeres jóvenes con diferentes historias reproductivas en Filipinas.

    "La longitud de los telómeros y la edad epigenética son marcadores celulares que predicen la mortalidad de manera independiente, y ambos parecían 'más viejos' en mujeres que tenían más embarazos en sus historias reproductivas", ha señalado Ryan, autor principal del estudio y estudiante de doctorado en antropología biológica en Northwestern.

    El envejecimiento celular se aceleró entre 0,5 y 2 años por cada embarazo adicional, un efecto sorprendentemente grande según los investigadores. Otro hallazgo que no esperaban era el hecho de que las mujeres que estaban actualmente embarazadas tenían células que parecían más jóvenes, no mayores, de lo que se había predicho.

   "Paradójicamente, a pesar de que la edad biológica de una mujer era mayor con cada niño que tenía, si una mujer estaba embarazada cuando se tomaron las medidas, su edad epigenética y, en menor medida, sus telómeros, parecían 'más jóvenes' de lo previsto para su cronología edad ", ha añadido Kuzawa, autor principal del estudio y profesor de antropología en Northwestern.

   "Es una situación interesante en la que el embarazo hace que alguien parezca temporalmente 'joven', pero parece haber una relación duradera y acumulativa entre el número de embarazos y la edad biológica más acelerada", ha afirmado.

   Los investigadores han observado, tras analizar registros históricos y estudios epidemiológicos, que las mujeres que tienen muchos hijos tienden a tener vidas ligeramente más cortas y verse afectadas por mayor número de enfermedades que aquellas que no tienen muchos hijos.

   "Lo que no sabíamos era si podíamos detectar este tipo de efectos usando medidas de envejecimiento celular. Tampoco sabíamos si detectaríamos tales efectos entre las mujeres relativamente jóvenes de esta población, todas las cuales tenían entre 20 y 22 años en ese momento", ha señalado Ryan.

    No obstante, explican que el estudio se realizó en Cebu, Filipinas, donde la energía puede ser limitada, y las cargas de trabajo físico son frecuentemente altas. "En los entornos de altos recursos típicos de Europa y EEUU., Los riesgos para la salud asociados con el embarazo podrían ser menores", ha afirmado el investigador.

MÁS DE 4 HIJOS AUMENTA EL RIESGO DE ENFERMEDADES

   Aunque existe una buena evidencia de que tener más hijos, especialmente más de cuatro o cinco, puede aumentar el riesgo de ciertas enfermedades y acortar la esperanza de vida, los investigadores aún no saben por qué.

   "Nuestro estudio apunta a los cambios celulares durante el embarazo, posiblemente relacionados con cambios adaptativos en el sistema inmune de la madre como una posible explicación. Todavía hay muchas cosas que no sabemos. Por ejemplo, no está claro si estas relaciones persistirán en la vida posterior a medida que estas mujeres envejecen. Tampoco sabemos si estos cambios realmente llevarán a resultados de salud a largo plazo menos favorables", ha explicado Kuzawa, también miembro de la facultad del Instituto de Investigación de Políticas de Northwestern.

    Para responder a estas preguntas, un estudio de seguimiento sobre las mismas mujeres 13 años después de las primeras mediciones, tomadas en 2005, ya están en marcha. "Queremos ver si podemos replicar estos hallazgos longitudinalmente y si las células todavía se ven más viejas en la vida. Todavía tenemos muchas preguntas por abordar que esperamos nos ayuden a comprender cómo los factores como el estado socioeconómico y la dieta pueden contribuir a los costos de reproducción en las mujeres", concluye Ryan.