Un antes y un después en la pareja

Soy madre: ¿Y ahora qué?

BEBÉ, MADRE, PARTO, HOSPITAL
Foto: GETTY//WAVEBREAKMEDIA LTD
Actualizado 09/01/2015 15:39:28 CET

MADRID, 9 Ene. (INFOSALUS) -

  Las dificultades de adaptación tras el parto son muy frecuentes, sólo un pequeño porcentaje de madres desarrollará un trastorno de depresión postparto sin embargo la mayoría de madres superará la inestabilidad emocional propia del postparto.

   Según explica a Infosalus Anna Torres, psicóloga Clínica del Instituto Clínico de Neurociencias del Hospital Clinic Barcelona, hay que adaptarse a un cambio y en último término el cambio suele equivaler a malestar. "En la pareja llega un momento en el que lo más importante es tener en cuenta la importancia de la comunicación que no va a ser algo fácil tras el nacimiento del bebé", señala Torres.

   Para Torres hay que descartar la fantasía de que con la llegada del bebé va a existir una mayor complicidad en la pareja para resolver las desavenencias y las situaciones nuevas que se van a presentar. "Hay quien piensa que si se producen discusiones sólo por tener un hijo en común se van a resolver de forma más sencilla, esto es absolutamente falso, la situación suele agravarse", apunta Torres.

   La psicóloga señala que tener un hijo es un elevado factor de estrés para una pareja, no sólo para los padres primerizos sino también tras la llegada de un segundo hijo pues también supone una remodelación familiar y de los hábitos asentados. Sin embargo, para una pareja primeriza que no sabe cómo actuar con un bebé si la comunicación no ha sido buena antes del nacimiento, va a ser peor después de él.

   "Es importante que se produzca un reparto de tareas de forma consensuada y no esperar que el otro haga por nosotros algo que no le hemos dicho de forma clara que haga porque esto puede dar lugar a frustrar falsas expectativas", apunta la psicóloga para quien hay que expresar todo lo que sucede en la pareja, ya sea a nivel emocional o conductual.

POSTPARTO Y LUGARES COMUNES

   El postparto es un momento biológicamente difícil para la madre porque se pasa por una situación hormonal peculiar en la que el nivel hormonal baja a niveles similares a los de la menopausia de una forma brusca. La mujer necesita un tiempo para recuperarse de los 9 meses de embarazo y del parto.

   Torres apunta algunos de los 'lugares comunes' por los que transitan madres, padres y la pareja en estos primeros meses de vida del bebé:

* Aceptar el 'blues del postparto': un 80% de las madres pasan por este vaivén emocional, el conocido como 'blues postparto' en el que existen unos días de mayor sensibilidad que va mejorando progresivamente excepto en un 10% de ellas que desarrollarán depresión postparto.

"No hay que asustarse por sentirse más sensible, aunque se esté contenta por el bebé, es mejor no exigirse demasiado en esta situación", apunta Tarres para quien las madres actuales presentan un alto grado de autoexigencia.

* Combatir los deseos de perfección: para la psicóloga en la mayoría de ocasiones lo que se tiene en mente es que "hay que ser la madre perfecta, la mujer perfecta y hacerlo todo muy bien sin embargo hay que tener en cuenta que es una situación nueva y que hay que aprender a ser madre y que se van a cometer muchos errores, hay que funcionar mediante la prueba y el error".

* Encajar críticas y consejos: "Nuestras madres algo saben sobre la maternidad y el cuidado de los hijos, hay que estar abiertas a este conocimiento, escuchar y probar, no debemos sentir que nos juzgan porque esto será así en pocos casos, hay que comunicar que hemos probado la sugerencia y si no nos ha funcionado hacer entender que cada niño es distinto y que lo que vale para unos no vale para otros", explica Torres.

* La dedicación completa es temporal: la gran inmadurez con la que nacen los bebés humanos obliga a un periodo de máximos cuidados que también pasa cuando el bebé va ganando independencia con los meses. "Durante el primer año la maternidad es absorbente y no se puede llevar la vida que se llevaba antes pero hay que buscar pequeños momentos para la pareja con el apoyo familiar a pesar de que nos cueste separarnos del bebé", apunta la psicóloga.

* Duelo y bienvenida a la familia: hay que pasar un duelo por aquellas actividades que se realizaban antes en pareja tras la llegada del bebé pero todo ello da paso a las actividades en familia que aportan una gran satisfacción individual y a la pareja.

* Incorporación al trabajo: supone una nueva adaptación similar a los primeros días del postparto. "La mayoría de mujeres piensan que no van a llevar bien los cuatro meses sin trabajar y sin embargo tras este tiempo ninguna quiere volver al trabajo y separarse del bebé", apunta Torres para quien la maternidad retrasada se explica en gran parte por la dificultad para conciliar el mundo laboral con la familia, una importante fuente de estrés para las mujeres en la sociedad española.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.