Ramadán: ¿Deben ayunar las madres lactantes?

Musulmana
GETTY
Publicado 15/06/2017 8:02:39CET

   MADRID, 15 Jun. (EDICIONES) -

   El Ramadán es el mes sagrado para la comunidad musulmana. Comenzó el pasado 27 de mayo y tiene una duración de un mes. En él, los musulmanes deben abstenerse de comer, de beber, y de tomar medicamentos por vía oral. Tampoco pueden fumar, ni tener relaciones sexuales durante las horas de luz. Así, durante este periodo deben cumplir con lo que se conoce como el ayuno o 'sawn', considerado como un método de auto-purificación, y uno de los cinco pilares principales del Islam.

   La fecha del Ramadán varía de un año a otro ya que los musulmanes se guían por el calendario lunar. De esta forma, en verano el ayuno es más largo porque hay más horas de luz, por lo que puede ser más duro para determinados grupos poblacionales. En concreto, es obligatorio para todos los musulmanes que estén sanos. Están exentos los niños y las mujeres con la regla o que aún no se hayan recuperado de un parto reciente. Tanto éstas como los enfermos, o aquellos que estén de viaje, deberán 'compensar' los días que no ayunen a lo largo del año.

   Así, uno de los grupos de población a los que más podría afectarles el ayuno es a las mujeres que dan el pecho. Según la Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna (APILAM), la lactancia tiene una base religiosa en el Islam, que además recomienda amamantar durante dos años. El destete antes de estos dos años debe ser decidido por padre y madre, y las nodrizas están permitidas siempre y cuando se les pague lo convenido (El Corán, Sura 2, Aleya 233).

   Aunque las personas enfermas y viajeros están exentos de ayuno, hay controversia sobre si las madres lactantes deben o no ayunar, indica APILAM. En una entrevista con Infosalus, el pediatra, presidente de esta asociación pro lactancia materna y también subdirector médico del Hospital Francesc de Borja (Gandía, Comunidad Valenciana), José María Paricio, resalta que la mayor parte de las mujeres musulmanas cumplen el ayuno y dan el pecho a sus bebés.

   En concreto, indica que en Turquía lo hacen el 69% de madres lactantes sin distinción de nivel de educación, mientras que en Pakistán hasta el 88% de mujeres embarazadas practican el ayuno religioso, y en algunas zonas de África rural el 100% de madres lactantes ayunan en Ramadán.

   "Ellas ayunan aunque den de mamar. La ciencia dice que dar el pecho es un esfuerzo para una mujer porque por éste salen un montón de líquido y calorías diariamente. Lo cierto es que un ayuno que no es de 24 horas, sino de sol a sol, puede ser complicado para cualquier persona, más en verano. No obstante, los pocos estudios que hay, lo que encuentran es que si cuando se ayuna en situación de calor, des o no el pecho, te deshidratas. Pero si luego bebes te rehidratas por lo que no parece ser malo el ayunar desde punto de vista de la medicina. Aunque eso sí, es un sobreesfuerzo al esfuerzo que ya de por sí realiza la mujer lactante", subraya el especialista.

   En este sentido, apunta que no beber puede afectar a la producción de leche y, de hecho, dice que algunas mujeres notaron que tenían menos leche, pero nada significativo ni alarmante, aparte de que no afecta al desarrollo del bebé. Además, subraya que hay escasos conocimientos e investigaciones acerca de los posibles cambios en la leche materna y sobre la seguridad y el impacto en la lactancia debidos al ayuno de Ramadán, aunque sí se ha verificado que en condiciones de extremo calor se han encontrado cambios significativos en la composición de la leche (aumento de sodio y osmolaridad y disminución de lactosa) durante las horas de ayuno.

   Como curiosidad, Paricio destaca que se ha comprobado que las madres lactantes aumentan una media de 1 kilo de peso tras el Ramadán, sin que ello suponga cambios significativos en el índice de masa corporal, ya que cuando cae el sol se alimentan e incluso suelen hacerlo más de lo normal por dar el pecho. Por lo que ayunar no tiene por qué generar ni provocar ningún problema para las mujeres que amamantan a sus bebés.

RECOMENDACIONES

   Eso sí, el pediatra enumera una serie de recomendaciones que pueden ser útiles a estas mujeres que deciden ayunar en el Ramadán:

   - Tomar alimentos bien nutritivos y beber más líquidos de lo normal, con el objetivo de tratar de compensar las pérdidas. "Ya lo suelen hacer. De hecho, las mujeres durante el Ramadán aumentan un kilo de peso de media. Además, llevan doce siglos haciendo el ayuno así que sabrán lo que se hace. Si fuera algo que fuera perjudicial no lo harían y seguramente harán lo que les pide el cuerpo", apostilla.

   - Evitar una actividad diurna excesiva y que conozcan los signos de riesgo que justificarían romper el ayuno, como fatiga extrema, mareos, náuseas o vómitos, vigilando la producción de leche.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter