La mayoría de las 'app' sobre cáncer de mama no son fiables

Chica con un móvil
PIXABAY/SINC
Actualizado 25/04/2018 14:22:53 CET

MADRID, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de expertos liderados por el investigador médico y asesor de la empresa sevillana Salumedia Tecnologías, Guido Giunti, ha evidenciado, tras analizar 599 aplicaciones de cáncer de mama disponibles en las tiendas de los sistemas 'iOS' de Apple y 'Android', de que la mayoría están desarrolladas sin criterio médico.

Además, el 80 por ciento de estas aplicaciones no cita la fuente de la que han extraído los datos que manejan, y solo una cuarta parte de ellas tiene algún tipo de advertencia o aviso sobre su uso. "Al desconocer de dónde ha salido la información no se puede validar, tal vez el desarrollador la haya sacado de Wikipedia o de lo que escuchó un día en la radio, no hay forma de saberlo", ha informado el experto, cuyo trabajo ha sido publicado en el 'International Journal of Medical Informatics' y recogido por la plataforma Sinc.

Del mismo modo, en la mayoría de estas aplicaciones tampoco se informa sobre si ha habido colaboraciones con entidades sanitarias en su elaboración, y, pese a que más de la mitad promueven tratamientos, no incluyen la recomendación de consultar con profesionales médicos.

EL 10% SE ENFOCA EN LA HOMEOPATÍA

Por otra parte, la mayor parte de aplicaciones encontradas bajo el descriptor 'breast cancer' (cáncer de mama) eran gratuitas y dirigidas a pacientes y el tipo más común contenía información sobre la enfermedad y su tratamiento (30%) y el 19 por ciento trataba sobre su manejo.

En este punto, los investigadores han observado que el 15 por ciento abordaba temas de concienciación y sensibilización y que una de cada diez trataba sobre terapias con homeopatía y medicina 'alternativa'. "Hay distintos niveles de desinformación en estas aplicaciones de salud, desde material dudoso, que incluye datos sobre la enfermedad sin fuente, hasta indicaciones peligrosas como recomendar ayuno prolongado o sesiones de auto hipnosis para neutralizar el cáncer. Todo ello nos lleva otra vez a la importancia que tiene que la información que se ofrece esté validada", ha apostillado Giunti.

Otros problemas detectados en las aplicaciones evaluadas son la falta de claridad en la información y las dificultades de usabilidad, con un interfaz confuso y poco intuitivo, y fundamentalmente, que el beneficio que ofrecen para el paciente no es claro.

"Es muy fácil darse cuenta que muchas no han tenido controles adecuados de calidad o que han sido hechas sin criterio médico. Las exigencias para desarrollar este tipo de aplicaciones deberían ser mayores. En el futuro habrá cada vez más herramientas tecnológicas que formarán parte del repertorio sanitario. Es nuestro deber encontrar la forma de colaborar y lograr que ayuden de verdad a los pacientes para que se adecuen de la mejor forma posible a sus necesidades", ha zanjado.