El láser MonaLisa Touch de Deka recupera la funcionalidad de la zona vulvovaginal tras la menopausia

Publicado 12/03/2018 12:58:38CET

MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

El láser MonaLisa Touch de Deka recupera la funcionalidad de la zona vulvovaginal tras la menopausia, según ha señalado la ginecóloga del Women's Health Institute de Barcelona, Lola Ojeda.

"La innovación reside en que es un procedimiento inocuo, seguro e indoloro, que resuelve los problemas vaginales, como la sequedad, asociados a la menopausia, el parto o consecuencia de tratamientos agresivos como la radio y la quimioterapia", ha destacado la ginecóloga.

La aplicación de este láser no requiere de anestesia y la duración estimada del tratamiento es de 5 minutos. La experta recomienda 3 sesiones, una vez al mes, para determinar un tratamiento completo.

A la presentación de MonaLisa Touch ha acudido también la actriz y documentalista Mabel Lozano, quien ha contado su experiencia con este método. "Quise probarlo desde que supe que existía y no me equivocaba. Desde la primera sesión se notan sus efectos. Nunca imaginé que algo así existiera, es algo que todas las mujeres deberían conocer".

Por su parte, el director de Deka Láser España, Carmelo Canino, ha señalado que "cualquier ginecólogo puede utilizarlo, ya que su aplicación es francamente sencilla y carece de riesgos ni dolor para el paciente. De hecho, ya son más de 35 publicaciones científicas las que avalan este producto".

Las mejoras aparecen desde la primera sesión, y entre ellas se encuentran el incremento en la elasticidad, lubricación y satisfacción sexual de la mujer. Al tratarse de una técnica segura y mínimamente invasiva, es posible hacer vida normal desde el mismo día de su aplicación, según ha explicado Carmelo Canino.

Como únicas recomendaciones, se aconseja no tener relaciones sexuales las 48 horas posteriores al tratamiento, así como no realizar ejercicio físico muy intenso el mismo día de la sesión.

Este tratamiento está indicado en casos en los que exista dolor durante las relaciones sexuales a consecuencia de la atrofia vaginal (dispareunia); ensanchamiento de la vagina y el introito vaginal, síntomas frecuentes en el post parto; incontinencia urinaria; cicatrices port parto (episiotomía); o distrofias vulvares; así como en pacientes que hayan sido sometidas a quimio o radioterapia, tratamientos agresivos que dañan piel y mucosas, resecándolas y aumentando su fragilidad.

En este último sentido, la doctora Ojeda ha recordado que "aunque afortunadamente cada vez un número mayor de mujeres sobreviven a distintos tipos de cáncer, los tratamientos contra esta enfermedad siguen siendo muy agresivos. En estas situaciones, el láser es un gran aliado que puede devolver gran parte de la calidad de vida de estas pacientes."

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.