El impacto de la enfermedad renal es mayor en mujeres que en hombres

Diálisis
FLICKR/ANDES - Archivo
Publicado 07/03/2018 13:49:04CET

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

La enfermedad renal crónica (ERC) tiene cada vez una mayor incidencia en mujeres, y, aunque no se conoce causa concreta que provoca esta situación, se sospecha que uno de los factores puede ser su mayor expectativa de vida, según ha señalado la directora médica de Nephrocare España, Rosa Ramos, con motivo del Día Mundial del Riñón, que se celebra el próximo 8 de marzo.

El lema de esta edición, que coincide con el Día de la Mujer, será 'Riñón y salud de la mujer: incluir, valorar y empoderar'. Esta patología, octava causa de muerte entre las mujeres, se estima que afecta al 10 por ciento de la población actual, según datos del estudio ENRICA-Renal.

Respecto a los casos de depresión en mujeres con enfermedad renal, la doctora Ramos ha comentado que "es frecuente que ellas asuman el papel de cuidadoras en su familia, por lo que cuando tienen una enfermedad que les obliga a acudir a un centro a recibir diálisis varias veces a la semana y durante bastantes horas, su día a día se ve trastocado. En muchos casos, se sienten culpables por no poder cuidar a sus hijos y atender su casa, como lo hacían antes de estar enfermas".

ERC Y EMBARAZO

La ERC se considera un factor de riesgo para la gestación, con un impacto sobre la fertilidad de la mujer. En mujeres con ERC avanzada, el embarazo puede causar trastornos hipertensivos y nacimientos prematuros. Además, teniendo en cuenta que las enfermedades autoinmunes son más frecuentes en la mujer, que suelen aparecer en edades fértiles y que pueden causar problemas renales, lo que condiciona la gestación.

"Ya desde estadios precoces de la ERC se debería informar a la mujer de este riesgo y de las recomendaciones de anticoncepción. Sin embargo, siempre hay que respetar la decisión de la paciente y, si se ha quedado embarazada y quiere seguir adelante, precisa de un control muy estricto de la tensión arterial y del peso, así como de una analítica de orina para minimizar los daños", ha señalado la especialista.

En las mujeres con un trasplante funcionante, la fertilidad se puede recuperar y aumentan las posibilidades de concebir con éxito. Sin embargo, siempre se debe buscar asesoramiento médico antes de la concepción. Ramos ha destacado que, todo ello, "justifica la necesidad de que haya una mayor conocimiento sobre la ERC en el embarazo y, en general, sobre el impacto que las enfermedades renales tienen en las mujeres".

Las complicaciones relacionadas con el embarazo aumentan el riesgo de enfermedad renal, la preeclampsia, que es una complicación que causa hipertensión arterial, daño en los riñones y otros problemas, está entre las principales tres causas de mortalidad materna. Así mimos, la preeclampsia, el aborto séptico (infección de la placenta) y la hemorragia posparto son los motivos más frecuentes de lesión renal aguda en mujeres jóvenes y pueden ser signos de futuras ERC.

Por todo ello, la doctora Ramos ha insistido en que "la sociedad en general debería tener más conocimiento de la importancia del screening en aquellos pacientes con factores de riesgo (hipertensión, obesidad y diabetes), ya que la detección precoz es la clave, tanto en hombres como en mujeres, para evitar la progresión de la enfermedad renal y el desarrollo de complicaciones cardiovasculares".

UNA HISTORIA REAL

Khadija Ed Hadmi, es una mujer de 28 años de origen marroquí. Lleva desde los 22 años, momento en el que le diagnosticaron una enfermedad renal, recibiendo diálisis. Su caso es especial, ya que a pesar de los riesgos que conlleva la concepción con una enfermedad renal, se quedó embarazada mientras se sometía a pruebas y los médicos le advirtieron que si seguía adelante perdería la función renal que le quedaba, lo que aceleraría su entrada en diálisis.

A los tres meses de dar a luz a su primer hijo, entró en diálisis. "Los médicos me insistieron en el peligro que había, pero decidí seguir adelante. Tuve que llevar a cabo un control muy estricto. Solo tomaba una pastilla para la tensión. Pero no me arrepiento de nada. Mis hijos son lo mejor que me ha pasado", ha señalado Khadija.

Actualmente, acude tres días a la semana a diálisis, donde pasa cuatro horas al día recibiendo el tratamiento. "Acudo al centro a las ocho de la mañana y regreso a casa sobre las dos de la tarde. Cuando llego estoy muy cansada, por lo que como algo y me acuesto. Los días de diálisis necesito la ayuda de mis padres para que se encarguen de los niños. Es muy duro no poder atender a tu hijos y tener que depender de otros para hacer las tareas de la casa".

Sin embargo, Khadija ha explicado que pasar por esta situación tiene una parte positiva, como es la relación tan estrecha que tiene con todo el personal sanitario del centro y la buena amistad que mantiene con otros pacientes. "Me siento como la 'niña mimada', ya que no es frecuente encontrar a gente tan joven en estos centros. Todos están muy pendientes de mí. Me siento muy arropada", ha concluido.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.