Publicado en 'Journal of Orthopedics and Sports Physical Therapy'

La fisioterapia mejora la función, fuerza y movilidad cervical de mujeres con síndrome del túnel del carpo

Tunel carpiano, dolor de muñeca
GETTY
Publicado 27/03/2017 17:50:20CET

MADRID, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

La fisioterapia mejora la función, fuerza y movilidad cervical de mujeres con síndrome del túnel del carpo, según ha mostrado un estudio liderado por el grupo de fisioterapia de la Universidad rey Juan Carlos (URJC), publicado en 'Journal of Orthopedics and Sports Physical Therapy' y recogido por la plataforma Sinc.

Se trata de una afección en la que el nervio mediano de la muñeca, que aporta la sensibilidad y el movimiento a ciertas partes de la mano, está presionado de manera excesiva. Este trastorno puede provocar entumecimiento, hormigueo, debilidad, o daño muscular en la mano y dedos.

En muchos casos, la cirugía es la solución para tratar este síndrome. Sin embargo, este trabajo ha permitido comparar la efectividad de un programa de fisioterapia para la rehabilitación de pacientes con síndrome de túnel del carpo.

Para llevarlo a cabo, los expertos controlaron a 100 pacientes del servicio de Neurología del Hospital Universitario Fundación Alcorcón (Madrid), a quienes distribuyeron de forma aleatorizada en dos grupos, uno de fisioterapia y otro que recibió la intervención quirúrgica.

El grupo de fisioterapia recibió tres sesiones (una cada semana), donde se aplicaron técnicas dirigidas a la relajación y tratamiento de las zonas anatómicas relacionadas con el nervio mediano (cuello, escalenos, pectoral menor, bíceps braquial, pronador redondo, flexores de muñeca y fascia palmar).

También se aplicaron técnicas de terapia manual sobre el cuello y se mandaron estiramientos de los músculos afectados. Por su parte, el grupo de cirugía recibió una intervención de descompresión del ligamento transverso en el túnel del carpo según los estándares internacionales.

Los investigadores midieron diferentes variables antes del tratamiento, al mes de su realización, a los 3, 6 y 12 meses tras la finalización del mismo. "Por un lado, hemos evaluado la función y discapacidad a través del Cuestionario de Severidad de los Síntomas y Discapacidad", ha explicado el investigador principal y director del departamento de Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Rehabilitación y Medicina Física y de la Cátedra, César Fernández de la Peñas.

También, prosigue, se calculó la fuerza manual de la pinza, realizada con el pulgar debajo y el índice o meñique encima, y se midieron los rangos de movimiento del cuello, como la flexión, extensión o las rotaciones izquierda y derecha.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter