Una experta recuerda que a partir de los 43 años la congelación de óvulos es "inviable"

Una mujer se hace una ecografía
TREVISANI
Publicado 30/04/2018 12:40:12CET

MADRID, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

La embrióloga María José López ha recordado que a partir de los 43 años el proceso de congelación de óvulos es "inviable", puesto que "se necesitarían unos 70 óvulos para tener posibilidades de éxito".

La congelación de óvulos o vitrificación, la solidificación celular a bajas temperaturas y en poco tiempo sin que haya formación de hielo, ofrece buenos resultados en cuanto a la fertilización y la gestación, ya que sobreviven entre el 90 y el 95 por ciento de los ovocitos

Pero los resultados satisfactorios están ligados a la edad. "Se necesitan un mínimo de ocho ovocitos de calidad para obtener unas tasas de éxito razonables en las menores de 35 años. A partir de los 36 ese número se puede invididualizar", ha explicado López.

Lo habitual es que una mujer con una buena reserva ovárica logre proporcionar en torno a una docena de óvulos.

"Desgraciadamente, la mayoría de las mujeres tienen una idea errónea acerca del límite superior de edad para la concepción natural y creen que es fácil quedarse embarazada por encima de los 38 años", ha lamentado el doctor Jósé Codesido.

"No lo es, y resulta muy difícil después de los 43 años, incluso con técnicas de reproducción asistida con óvulos propios", ha continuado el doctor Codesido.

Por lo tanto, se recomienda hacerlo "a edades tempranas", según el director de Iraga, antes de los 37 o 38 años. A edades más superiores la eficacia de los resultados desciende al igual que en la fertilidad natural.

"Sin embargo, el 41 por ciento de las mujeres que piden vitrificar sus óvulos para preservar su fertilidad lo hacen cuando ya tienen 40 años", ha explicado el doctor Codesido.

LAS RAZONES PARA CONGELAR ÓVULOS

Un 80 por ciento de las mujeres que se somenten a un tratamiento de congelación de óvulos lo hace por la ausencia de pareja, mientras que un 25 por ciento de las mujeres lo hacen por razones profesionales y un 15 por ciento por razones económicas.

No obstante, existen ciertas situaciones en las que es recomendable realizar el proceso de congelación de óvulos. Por ejemplo, existen razones médicas, como la extirpación de un ovario o enfrentarse a un tratamiento oncológico que produce daño en los óvulos.

También es útil para una paciente en una fecundación in vitro donde no se obtenga muestra de semen el día de la captación ovocitaria y para donaciones de ovocitos sin receptora sincronizada, pues con la vitrificación se preservan los ovocitos hasta que la receptora tenga el endometrio preparado y comience el tratamiento.

Otra razón puede encontrarse en el hecho de aumentar las posibilidades de embarazo en mujeres con poca reserva ovárica o en mujeres jóvenes, con o sin pareja, que deseen aumentar las posibilidades de una futura maternidad.

Por último, también se recomienda a pacientes que, por algunas razón, sean contrarios a la criopreservación de preembriones humanos.

Cuando el proceso finaliza y pasado un tiempo, se procederá a la descongelación de los ovocitos y posterior fecundación de los mismos mediante microinyección espermática.

Los embriones seleccionados son transferidos al útero sin necesidad de someter a la mujer a tratamientos de estimulación hormonal.

¿Y LA DONACIÓN DE ÓVULOS?

La donación de óvulos también constituye una técnica para las mujeres que quieran aumentar la familia puedan hacerlo, gracias a la ayuda de otra.

Es un proceso que dura alrededor de un mes y que prácticamente no tiene riesgos ni efectos secundarios. Atiende a criterios de similitud entre donante, receptora y urgencia.

Además, la ley prevé una contraprestación económica para las donantes por los desplazamientos y las molestias causadas durante el proceso.