Los efectos a largo plazo de la terapia de fertilidad sobre la salud

Fecundación in vitro, tratamiento fertilidad
SUKHAREVSKYY DMYTRO
Publicado 13/03/2017 7:48:37CET

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres que se someten a la terapia de fertilidad, pero no quedan embarazadas, tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares a largo plazo, en comparación con las mujeres que quedan encinta, según concluye un nuevo estudio publicado en 'Canadian Medical Association Journal'.

"Encontramos que dos tercios de las mujeres que nunca quedaron embarazadas después del tratamiento de fertilidad y estas mujeres también tenían peor riesgo cardiovascular a largo plazo, específicamente mayores riesgos de accidente cerebrovascular e insuficiencia cardiaca, frente al tercio restante de las mujeres que quedaron embarazadas y dieron a luz a un bebé", dice el autor principal del estudio, Jacob Udell, científico del Instituto de Ciencias Evaluatorias Clínicas (ICES, por sus siglas en inglés) y cardiólogo en el Centro Cardiaco Peter Munk y el Hospital Universitario de la Mujer, en Canadá.

Hay poca información sobre los efectos a largo plazo de la terapia de fertilidad sobre la salud, especialmente en las mujeres que no conciben. El estudio examinó los datos de 28.442 mujeres menores de 50 años que se sometieron a terapia de fertilidad en Ontario, Canadá, durante el estudio, entre abril de 1993 y marzo de 2011. Se siguió a las participantes hasta el 31 de marzo de 2015, para descrifrar los efectos cardiovasculares adversos.

Alrededor de un tercio (9.349) dieron a luz dentro de un año del tratamiento final, mientras que los dos tercios restantes no tuvieron hijos. El fracaso de la terapia de fertilidad se asoció con un riesgo un 19 por ciento superior de eventos cardiovasculares adversos, en particular, insuficiencia cardiaca.

EL RIESGO ABSOLUTO ES MODESTO

Sin embargo, los científicos subrayan que el riesgo absoluto era modesto en alrededor de diez eventos por 1.000 mujeres después de diez años para aquellas en las que la terapia de fertilidad fracasó frente a seis eventos por cada 1.000 mujeres para aquellas que quedaron embarazadas y dieron a luz después de la terapia de fertilidad.

La edad promedio de las mujeres que recibieron terapia de fertilidad fue de 35 años; 23.575 (83 por ciento) no tenían partos previos, y el número medio de ciclos de fertilidad fue de tres. "Estos resultados son consistentes con la hipótesis de que la terapia de fertilidad puede representar una indicación temprana de la enfermedad cardiovascular en el futuro, ya que representa una única prueba de estrés cardiometabólico", escriben los autores.

Sin embargo, sugieren que los resultados deben interpretarse con precaución. "No queremos alarmar a las mujeres que se someten a la terapia de fertilidad, sino que estamos sugiriendo que a medida que las mujeres envejecen, deben permanecer conscientes de su salud y recordar a su médico acerca de cualquier terapia de fertilidad años antes --afirma el doctor Donald Redelmeier, autor del estudio y científico principal del ICES--. Puede ser una oportunidad para que su médico revise otros factores de riesgo de enfermedades del corazón y debatan maneras de protegerle contra futuros problemas cardiacos".

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter