Contador

Las diferencias biológicas entre sexos no se tienen suficientemente en cuenta en la investigación médica

Publicado 15/02/2018 13:55:43CET

MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

La falta de perspectiva de género conduce a fallar en la identificación de las diferencias por sexo, asumiendo lo masculino como norma, lo que conduce a una mayor letalidad entre las mujeres que sufren infartos de miocardios, según ha señalado la doctora en Medicina, del departamento de Salud del Gobierno vasco, Elena Aldasoro, en el marco de la XLV Semana de Humanidades de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao.

"En el infarto de miocardio, debido a diferencias morfológicas en las arterias coronarias y al diferente patrón en la distribución de las lesiones ateroescleróticas, puede ser más apropiada la ecocardiografía intracoronaria que el cateterismo", ha destacado la especialista.

Según ha comentado la experta durante su ponencia, 'Mejorando la salud mediante la inclusión de la perspectiva de género en la práctica clínica', históricamente, la generación de conocimiento se ha llevado a cabo desde una perspectiva androcéntrica y, como consecuencia, el ejercicio de la práctica clínica adolece del mismo sesgo.

INVESTIGACIÓN Y SALUD

El déficit de conocimiento sobre la salud de las mujeres es debido, según ha expuesto la experta del departamento de Salud del Gobierno vasco, a que "la investigación médica se ha centrado en los hombres; de hecho, la salud de las mujeres ha llegado casi a ser sinónimo de reproducción (ovarios, embarazo, mama), lo que se conoce con el concepto de medicina del bikini".

En el año 2010, la revista 'Nature' publicó un editorial titulado 'Poniendo el género en la agenda', donde se afirmaba que la medicina que se aplica a las mujeres está menos basada en la evidencia científica que la que se aplica a los hombres, exponiendo como causa el hecho de que la investigación biomédica continuara usando más sujetos machos que hembras tanto en estudios con animales como en ensayos clínicos con humanos.

En algunos países, como EE. UU., "desde 1993 es obligatorio incluir a mujeres en la investigación clínica financiada por los institutos Nacionales de Salud". Gracias a esta medida, desde que las mujeres deben componer al menos el 50 por ciento de los individuos a estudio, "se conoce más sobre el papel del sexo y el género en medicina", ha detallado la experta.

La experta ha destacado también que, para introducir el sexo y el género de manera efectiva en el contenido de las investigaciones, "debe alcanzarse la igualdad de oportunidades en el mundo científico. Para disminuir la brecha de género son necesarias políticas como la adoptada por el ministerio de Salud canadiense, que contiene un conjunto de medidas para garantizar la igualdad de género y se trabaja el desarrollo de competencias para la investigación libre de sesgos de género".

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.