La diástasis abdominal postparto: tiene solución

Embarazada, diastasis
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / YACOBCHUK
Publicado 25/02/2018 8:29:34CET

   MADRID, 25 Feb. (EDIZIONES) -

   Después de dar a luz muchas madres se quedan con una tripa aun abombada que pasado un tiempo prudencial no desaparece a pesar de las dietas. Muy antiestética a la vista, e incluso incómoda a la hora de vestirse, puede arreglarse, tiene solución. Aproximadamente más de la mitad de las mujeres van a sufrirlo, en mayor o menor grado, tras una gestación.

   Se trata de un fenómeno conocido como 'diástasis abdominal', un abombamiento de la tripa por debilidad y separación de la pared muscular y del tejido conectivo del abdomen. En concreto, tiene lugar porque los músculos responsables de nuestros abdominales se separan por la debilidad que presentan los tejidos, y ante un aumento del volumen de la zona debido a un embarazo.

   "Se produce por la distensión que produce el embarazo, especialmente cuando son embarazos muy grandes o gemelares. La distensión de los músculos rectos abdominales, es decir, que estos músculos se debilitan, se ceden y se separan por laxitud del tejido conectivo que los une en el centro. No es debido a grasa acumulada. Es el abombamiento del contenido intraabdominal al no poder ser contenido por la musculatura abdominal", explica en una entrevista con Infosalus la doctora Ainhoa Placer.

   Según precisa la experta en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, además de vocal de Comunicación y Redes Sociales de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), tienen mayor predisposición a padecerla aquellas mujeres que tengan embarazos muy grandes o gemelares, así como aquellas mujeres que no hayan realizado nunca ejercicios abdominales.

CÓMO PREVENIRLA

   Sobre cómo prevenirla, la doctora Placer subraya que puede intentar minimizarse realizando ejercicios abdominales previamente al embarazo, es decir, "teniendo un abdomen con tono muscular previamente a quedarse encinta". Asimismo, aconseja que durante el embarazo se intente no aumentar el peso más allá de lo recomendado.

   En este sentido, la especialista en cirugía estética y reparadora destaca que la diástasis abdominal no supone un problema de salud en sí, aunque en última instancia sostiene que puede favorecer el dolor lumbar en cierta medida. "Pero no ocasiona ningún problema de salud como hernias. Es un problema puramente estético", subraya la miembro de SECPRE.

   El diagnóstico de la diástasis abdominal se realiza a través de la exploración física. "Mediante la visualización ya se puede intuir, y mediante la palpación del abdomen mientras se realiza una maniobra de Valsalva (expulsión de aire de una determinada manera) se puede palpar perfectamente el borde interno de cada musculo recto abdominal, y así ver la separación entre ellos", aclara.

CÓMO RESOLVERLA

   En cuanto a cómo resolverla, existe una controversia sobre la recuperación de la zona. Por un lado, unos defienden que puede conseguirse de nuevo la figura a través de ejercicios de fisioterapia, con hipopresivos, mientras que otra parte considera que sólo puede lograrse recuperar la figura a través de la cirugía estética y reparadora, con una abdominoplastia.

   Así, la doctora Placer ve conveniente después del parto realizar ejercicios para tonificar la musculatura. "Pasados unos mínimo 9 o 12 meses, si con el ejercicio no se ha conseguido resultado, la única solución será la quirúrgica. Ya que el mayor problema es el tejido conectivo que existe entre los músculos, y éste, por mucho que se entrene, no se fortalece ni encoge, ya que no es músculo", apostilla.

   Por ello, insiste en que la cirugía indicada es una abdominoplastia. "En ella, además de retirar la piel y la grasa en exceso (si es que existe), se realiza una plicatura (técnica quirúrgica) de los músculos rectos abdominales para juntarlos de nuevo en el centro del abdomen, en la línea alba", insiste.

   Finalmente, la doctora Ainhoa Placer indica que si se decide recurrir a una abdominoplastia para solventar el problema, lo ideal para realizarse la operación siempre y cuando no se tenga el deseo de volver a quedarse embarazada. A su juicio, también es "muy importante" no fumar y, después de la operación, se debe tener un reposo específico para que todo cicatrice debidamente.

   "La cirugía debe ser realizada en un hospital y con una noche de ingreso mínimo. Y lo más importante es asegurarse de que el profesional que lo va a realizar es un Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética debidamente cualificado. Para ello lo pueden consultar la Sociedad Española de Cirugía plástica, reparadora y estética (SECPRE). No existen otras especialidades como 'cirugía estética' o 'Cirugía cosmética'", sentencia.