La depresión comórbida asociada al consumo de sustancias es más frecuente en mujeres que en hombres

La depresión asociada al consumo de drogas afecta más a mujeres
PIXABAY
Actualizado 20/04/2018 13:15:46 CET

MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El trastorno depresivo comórbido con un trastorno por consumo de sustancias es más frecuente en mujeres que en hombres, tal y como se ha puesto de manifiesto simposio organizado por Lundbeck en el marco de las 20 Jornadas Nacionales de Patología Dual que se está celebrando en Madrid.

La depresión es la comorbilidad más frecuente en pacientes con patología dual, es decir, personas que padecen un trastorno por consumo de drogas y otro trastorno mental. Se calcula que la prevalencia de aparición de forma conjunta de ambos trastornos varía entre el 8'6 y el 25 por ciento.

Es decir, que los pacientes con depresión tienen el doble de posibilidades de desarrollar un trastorno por consumo de sustancias y viceversa. Los trastornos del estado de ánimo y de ansiedad son los asociados con mayor frecuencia a los relacionados con el consumo de sustancias. Según diversos estudios, la prevalencia de esta asociación oscila entre el 12 y el 80 por ciento.

Por ejemplo, la prevalencia de depresión en consumidores de cocaína oscila entre el 17 y el 50 por ciento, y es muy superior a la prevalencia en la población normal. Suele ser más una depresión inducida por su consumo que independiente de éste.

"El trastorno por uso de sustancias y la depresión comparten factores de riesgo que van desde la vulnerabilidad genética común hasta situaciones vitales desfavorables que pueden desencadenar ambos trastornos", ha explicado el jefe de la sección de Psiquiatría en el Hospital Universitario Infanta Leonor, el doctor Fernando Mora.

Ha añadido que "además, el uso de ciertas sustancias de absuo puede generar alteraciones a nivel neurobiológico responsables de la aparición de un trastorno depresivo". "Es ampliamente aceptada la denominada 'teoría de la automedicación', según la cual el consumo de ciertas drogas podría llevarse a cabo para aliviar los síntomas depresivos", ha concluido.

Las consecuencias de sufrir una patología dual son múltiples. Los pacientes presentan un mayor uso de servicios sanitarios, mayor gravedad del cuadro, mayor discapacidad funcional y peor curso evolutivo, así como mayores tasas de desempleo y marginación.

RETO DIAGNÓSTICO

La detección de un trastorno depresivo comórbido con un trastorno de uso y abuso de sustancias tiene importanes implicaciones clínicas y pronósticas, pero "a pesar de su elevada prevalencia, existe un infradiagnóstico", ha indicado la catedrática de Psiquiatría de la Universidad de Oviedo, la profesora Paz García-Portilla.

Contribuyen varios factores. "La falta de reconocimiento de los síntomas por parte de los pacientes, el estigma social e, incluso, especialmente en el caso del alcohol, la normalización social de su consumo", ha continuado.

Por otro lado, "la fragmentación del sistema, con redes asistenciales separadas para la atención a los trastornos por uso de sustancias y al resto de los trastornos mentales en algunas comunidades es uno de los principales obstáculos para la detección de estos problemas, sin olvidar los factores dependientes de la propia comorbilidad", ha concluido.

La respuesta al tratamiento, que ha de prescribirse teniendo en cuenta ambos diagnósticos, y un peor pronóstico también son características de la patología. En el caso de la depresión, según el doctor Mora, "tiene que ver con las dificultades para el diagnóstico al solaparse algunos síntomas, con la capacidad de induciro o empeorar los síntomas que tienen algunas sustancias".

El mejor enfoque es un tratamiento antidepresivo junto con un tratamiento farmacológico específico para el trastorno por consumo de sustancias y, por último, debe contemplarse tanto un abordaje farmacológico como psicoterapéutico.

Para ello, en la jornada se ha recordado que atención primaria, los dispositivos de salud mental y los de la red específica de drogas, junto con el nivel hospitalario han de trabajar de forma coordinada e integral.