Confirman que es compatible recibir tratamiento con radioterapia tras reconstruir la mama por un cáncer

Cirugano, médico, medicina, quirófano, operar, operación
EUROPA PRESS
Publicado 19/10/2017 12:23:29CET

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Unidad Multidisciplinar de Patología Mamaria del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid han demostrado que las pacientes con cáncer de mama pueden someterse a una cirugía completa de reconstrucción y posteriormente recibir tratamiento radioterápico si lo precisan, sin sufrir alteraciones.

Así se ha desprendido de la investigación publicada en la revista Plastic and Reconstructive Surgery. Los resultados de este estudio sirven para aclarar las dudas planteadas por la comunidad científica internacional sobre la compatibilidad o no de esta técnica quirúrgica con la radioterapia posterior a la reconstrucción.

Para ello, han analizado los datos de cuatro años y han realizado un cuestionario a las más de 350 pacientes intervenidas en este tiempo. Los resultados han puesto de manifiesto que el tratamiento con radioterapia se puede realizar sin interferir en el resultado final de la reconstrucción, ni retrasar otras opciones terapéuticas que favorecen la remisión de la enfermedad. Asimismo, corroboran que es posible conseguir en un solo plazo de tiempo la reconstrucción completa de la mama.

Los profesionales de la Unidad realizan la reconstrucción completa de un a o las dos mamas tras la mastectomía, con tejido propio de la paciente y llevan a cabo además la simetría de ambas en caso necesario.

Este tipo de procedimiento se hace en el mismo acto quirúrgico, lo que implica un efecto psicológico positivo que contribuye a su recuperación y además se reduce el número de intervenciones y la reconstrucción por etapas.

Esta técnica quirúrgica consiste en trasplantar mediante microcirugía el tejido de la propia paciente procedente de su abdomen o pierna, utilizándolo en la reconstrucción. Una vez colocado se procede también a reconstruir el pezón y además, en caso de requerirlo, se simetrizan las dos mamas para conseguir el mismo volumen y forma, de tal manera que no haya diferencias entre la mama operada y la sana.

Al ser tejido propio, si la paciente sufre algún cambio físico en su cuerpo con el paso del tiempo o por otros factores como son los cambios de peso, el pecho reconstruido se adapta a esta evolución y no se pierde la simetría.

Todo el procedimiento se hace manteniendo la garantía oncológica, de tal manera que no se interfiere en otras opciones terapéuticas que favorecen la remisión de la enfermedad. Esto supone un "enorme beneficio para la paciente y reduce el número de intervenciones posteriores, como puede ocurrir con la reconstrucción inmediata mediante otras técnicas, como es el caso de las prótesis.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter