AUMENTAN LOS PARTOS PREMATUROS

Las olas de calor pueden acortar la duración de los embarazos

Actualizado 26/06/2015 17:07:57 CET
Embarazada
Foto: FLEQUI/FLICKR

MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio de la Universidad de Montreal, en Canadá, ha revelado que las olas de calor con temperaturas extremas durante varios días pueden afectar a la duración de los embarazos y provocar un repunte de partos prematuros.

   OLA DE CALOR Y EMBARAZOS

   En el estudio se analizaron datos de 300.000 nacimientos registrados en esta ciudad canadiense entre 1981 y 2010, y tuvieron en cuenta las temperaturas diarias de todos los veranos de dicho periodo.

   Centrándose en los partos que se produjeron entre los meses de junio y septiembre de cada año, vieron que cuando se registraban entre cuatro y siete días seguidos con una temperatura superior de más de 32 grados, el riesgo de parto prematuro (antes de la semana 37 de gestación) aumentaba un 27 por ciento.

   De hecho, vieron como en las semanas posteriores a cada ola de calor se registraron cerca de 20.000 nacimientos. Los autores trataron de ajustar otras variables, como los niveles de humedad, la edad de la madre o la programación del parto, pero en todos los casos el aumento de los partos prematuros apenas era relevante

   "Hemos observado una diferencia insignificante en la tasa de nacimientos prematuros cuando la temperatura media pasaba de menos de 20 grados a más de 28 grados, de un 5,4 a un 5,8 por ciento", reconoció Nathalie Auger, autora del estudio.

   Sin embargo, en las mujeres que estaban en la semana 37 o 38 de embarazo el riesgo de parto prematuro plazo se incrementaba en un 17 por ciento después de tres días seguidos a más de 32 grados, y hasta un 27 por ciento cuando la ola de calor duraba entre 4 y 7 días.

   Según Auger, los efectos adversos de las altas temperaturas en las personas mayores están bien documentados pero todavía hay pocos estudios sobre cómo pueden afectar a las mujeres embarazadas.

   "Estudios a pequeña escala sugieren que el estrés inducido por el calor aumenta la contracción del útero, ya que durante el embarazo la termorregulación parece menos eficaz", ha reconocido esta experta. Asimismo, también sospecha que la deshidratación que provoca una temperatura ambiente elevada también reduce el suministro de sangre al útero, lo que aumenta la liberación de hormonas pituitarias.

   El problema, según añade, es que las altas temperaturas pueden dar lugar a una mayor morbilidad en los recién nacidos, ya que los estudios han demostrado que los niños nacidos entre la semana 37 y 38 sufren más problemas respiratorios en comparación con los niños nacidos a término.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter