¿Afecta más el síndrome postvacacional a las mujeres? Sí, y estos son los motivos

Mujer, triste, ventana, depresión
PIXABAY / STOCKSNAP
Publicado 30/08/2018 12:44:55CET

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

Ya puede sentirse la vuelta de septiembre, y con ella el fin de las vacaciones y la incorporación a la rutina habitual de trabajo y hogar. Ante este panorama, algunas personas sufren el llamado síndrome postvacacional, que entre sus síntomas más habituales cuenta con tristeza, ansiedad, estrés, preocupación, inseguridad y miedo a perder el control. También palpitaciones, taquicardia, excesiva sudoración, temblor, molestias digestivas, dolor muscular y dolor de cabeza.

Aunque la afección no perdura más allá de dos semanas, no todo el mundo la sufre por igual. En este sentido, la Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria de Cataluña (AIFiCC) ha avisado de que las mujeres son más susceptibles de padecer el síndrome.

El motivo hay que buscarlo en que las mujeres se ocupan, de manera habitual, de múltiples funciones, como cuidar a los hijos, llevar a cabo las tareas del hogar o hacer la compra. En España, el Instituto Nacional de Estadística, a partir de datos de Eurostat, informa de que las mujeres españolas se ocupan más del cuidado y educación de sus hijos y de las tareas del hogar que la media europea.

Los datos arrojan que son el 95 por ciento las mujeres que se ocupan del cuidado y educación de sus hijos. En cuanto a las tareas domésticas, un 84 por ciento de las mujeres españolas las desarrollan.

El trabajo no remunerado también se concreta en la necesidad de atender a un familiar dependiente. Según datos recogidos por Comisiones Obreras y UGT, de las 50.537 excedencias laborales solicitadas para atender a un familiar en 2017, el 90,93 por ciento fueron pedidas por mujeres y sólo un 9,07 por ciento por hombres.

CLAVES PARA PREVENIR EL SÍNDROME POSTVACACIONAL

La AIFiCC ha destacado que pueden llevarse a cabo algunas acciones para evitar el síndrome postvacacional.

- No volver bruscamente al trabajo. Se aconseja volver de vacaciones antes de empezar a trabajar para adaptar los horarios y reducir el cambio brusco de las vacaciones en el trabajo.

- Evitar las situaciones de estrés, como los atascos en ciudad en horas puntas. Es mejor si se sale más temprano de asa.

- Hacer cosas que apetezcan durante el tiempo libre, fuera del horario laboral. De hecho, esto hay que hacerlo todo el año, no sólo al comenzar a trabajar.

- Ser positivos e intentar volver con las pilas cargadas a la actividad laboral. Si el individuo no se encuentra saturado, es capaz de resolver cuestiones con más eficacia.

- Hacer pautas de descanso, breves, durante el horario laboral. Si se descansa un breve rato cada cierto tiempo se facilita la adaptación del cuerpo, además de la mente, a las tareas que ocupa.

El estrés y la ansiedad sostenidos, además de producir trastornos mentales, pueden deseancadenar una serie de trastornos físicos, como los cardiovasculares, digestivos o respiratorios. También dermatológicos, con la aparición de psoriasis, acné o eccema.

Estos trastornos pueden observarse en las consultas de atención primaria, por lo que desde AIFiCC han pedido a las enfermeras de primaria que pongan máxima atención durante estos días a las consultas que puedan tener un origen en el síndrome postvacacional.

Contador