Adelgazar tras la menopausia ayuda a evitar el cáncer de endometrio

Gordo, gorda, gordos, gordas, obeso, obesos, obesas, obesidad, gordura
EUROPA PRESS
Publicado 18/02/2017 9:01:41CET

   NUEVA YORK, 18 Feb. (Reuters/EP) -

   Investigadores de la Universidad de Indiana en Bloomington (Estados Unidos) han descubierto que las mujeres que logran perder peso tras la menopausia tienen un riesgo mucho menor de cáncer de endometrio durante los 11 años siguientes, en comparación con las que siguen pesando lo mismo.

   En concreto, el estudio publicado en la revista 'Journal of Clinical Oncology' muestra que las mujeres que logran perder al menos un 5 por ciento de su peso de forma intencionada tienen un riesgo un 29 por ciento menor de desarrollar este tumor, y el efecto fue aún más pronunciado en mujeres que eran obesas, donde el riesgo se redujo hasta un 66 por ciento.

   "Decidimos hacer el estudio porque nos dimos cuenta de que, aunque la obesidad aumenta el riesgo de cáncer de endometrio, no se sabía si una pérdida de peso intencionada, especialmente en mujeres mayores, podía reducir ese riesgo", según ha reconocido la autora del estudio, Juhua Luo.

   Este tumor es el cáncer ginecológico más común en Estados Unidos y el cuarto más frecuente entre las mujeres, afectando al 2,8 por ciento de la población femenina, según datos del Instituto Nacional del Cáncer (NCI, en sus siglas en inglés). Estudios previos han determinado que la grasa corporal aumenta el riesgo de este tumor ya que aumenta el nivel de estrógenos.

   En la investigación analizaron datos de más de 36.000 mujeres de entre 50 y 79 años que participaron en un estudio a largo plazo en el que todas fueron pesadas al comenzar la investigación y tres años más tarde, preguntando también si habían tomado medidas para perder peso en ese periodo. Tras un seguimiento medio de 11 años, un total de 556 mujeres fueron diagnosticadas de este tumor.

   Con respecto a las mujeres cuyo peso se mantuvo estable, los investigadores encontraron que las mujeres que bajaron algunos kilos eran significativamente menos propensas a desarrollar cáncer de endometrio, mientras que las que ganaron peso aumentaron su riesgo entre un 8 y 23 por ciento.

SI SE GANA PESO, EL RIESGO AUMENTA

   Y en las mujeres que no habían utilizado terapia hormonal sustitutiva para los síntomas de la menopausia y aumentaron de peso, el riesgo aumentó en un 30 por ciento.

   "Nunca es tarde para perder peso si se consigue además reducir el riesgo de cáncer, incluso aunque uno sea mayor", ha asegurado Luo.

   El estudio sólo tuvo en cuenta a mujeres mayores, pero Luo cree que es razonable pensar que estos efectos pueden beneficiar también a las mujeres más jóvenes, aunque habrá que hacer nuevos estudios que lo confirmen.

   "La mayoría de las mujeres con cáncer de endometrio son diagnosticadas en una fase precoz y se asocian con una alta tasa de curación. Sin embargo, a pesar de esto la incidencia de estos tumores está aumentando y, como consecuencia de esto, las muertes también aumentan", ha reconocido el jefe de Oncología Ginecológica de la Universidad de Columbia, Jason Wright, en un editorial que acompaña al estudio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter