Consejos para envejecer bien

Vivir más y mejor

Actualizado 22/05/2014 17:25:43 CET
Personas mayores haciendo un selfie
Foto: GETTY

MADRID, 22 May. (Infosalus/EP) -

   Lo importante no es vivir más años sino envejecer con una calidad de vida que permita disfrutar de todo aquello que nos hace felices durante el mayor tiempo posible. Aunque los genes ayudan, cada vez es más evidente el papel individual en cómo transcurre la edad dorada.

   La investigación también ha descubierto que nunca es demasiado tarde para hacer cambios que ayuden a una vida más larga y más sana, señalan desde el sitio web de la Fundación para la Salud en el Envejeciemiento de la Sociedad Americana de Geriatría (www.healthinaging.org). Desde la institución estadounidense apuntan diez consejos clave para vivir más y mejor que Infosalus plantea a sus lectores.

1. Dar color a la dieta

   A medida que pasan los años el organismo necesita menos calorías por lo que se deben elegir alimentos ricos en nutrientes como frutas y vegetales de múltiples colores. Cuanto más variado es el abanico de color de la dieta más amplio es el rango de nutrientes que se pueden conseguir. A esto hay que sumar dos raciones a la semana de pescado rico en ácidos grasos omega tres como salmón, sardinas o trucha, limitar la carne roja y los productos lácteos enteros y elegir productos integrales en detrimento de los refinados.

2. 'Esquivar' las caídas

   Caminar 30 minutos diarios tres veces por semana es suficiente para ayudar al cuerpo a mantenerse en forma y activar la mente, fortalecer los músculos, tonificar el ánimo y reducir el riesgo de caídas. Las caídas son la principal causa de fracturas, lesiones graves y mortalidad entre los mayores. Pasear en bicicleta, bailar y correr son también ejercicios de mantenimiento que pueden ayudar a fortalecer los huesos. Además de hacer ejercicio hay que tomar suficiente vitamina D y calcio a diario para mantener los huesos sanos.

3. Moderar el consumo de alcohol

   Tomar una cantidad moderada de alcohol puede reducir el riesgo cardiaco y algunas enfermedades, pero el concepto de 'moderado' cambia con la edad, en mujeres debe limitarse a media bebida alcohólica y en los hombres a una. El alcohol puede interactuar con ciertos fármacos por lo que es importante preguntar al médico si se puede o no consumir.

4. Cuidar del sueño

   En contra de la creencia popular, las personas mayores no necesitan menos sueño que los más jóvenes, y como ellos requieren entre 7 y 8 horas de desconexión nocturna. Si a pesar de dormir estas horas se siente somnolencia hay que comentarlo con el médico pues se podría padecer apnea del sueño. El trastorno, en el que se deja de respirar de forma breve y repetida durante el sueño, puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca.

5. Activar la mente

   Participar en un juego de ordenador de estrategia, unirse a un club de debate, aprender un nuevo lenguaje o participar en juegos de parejas pueden ayudar a mantener el cerebro ágil, según sugieren las investigaciones.

6. Disfrutar de la vida sexual

   Cada vez más adultos de edad avanzada practican sexo de forma frecuente y placentera pero de igual forma han aumentado las enfermedades de transmisión sexual entre ellos. Si las relaciones son esporádicas y con distintas parejas es necesario emplear condón y lubricante para que el contacto sea seguro.

7. Comprobar los medicamentos

   Al visitar al médico hay que llevar todas las prescripciones y los medicamentos, vitaminas, hierbas y suplementos sin receta que se toman o una lista completa que incluya el nombre de cada uno, la dosis que se toma y la frecuencia con la que se usan. El médico debe revisar la lista o los productos que se llevan a la consulta y confirmar que no interactúan de forma perjudicial. Cuanto más mayor se es y más medicinas se toman aumenta la probabilidad de que se experimenten efectos secundarios derivados de la medicación, incluso de fármacos adquiridos sin receta.

8. Vigilar el estado de ánimo y pedir ayuda

   Aproximadamente 1 de cada 5 adultos sufren de depresión o ansiedad. Una tristeza prolongada, cansancio, pérdida de apetito o de placer por lo que antes disfrutabas, dificultad para dormir, preocupación, irritabilidad y deseos de aislamiento durante mucho tiempo pueden ser signos de que se necesita ayuda. Para ello, una consulta con el médico de cabecera es el primer paso a la mejoría.

9. Vacunas

   No son sólo para los niños, muchas vacunas para los mayores incluyen aquellas que protegen contra la neumonía, el tétanos, la difteria, los herpes y la gripe.

10. Sacar el máximo partido a las consultas médicas

   Hay que visitar de forma regular al médico, plantear de forma franca las dudas e inquietudes y seguir sus consejos. Si los problemas de salud son múltiples y crónicos la mejor opción podría ser ver a un geriatra, un facultativo con formación avanzada para tratar a los pacientes más complejos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter