Contador

PVasco

Geriatras creen que "la escasa sensibilidad social y profesional" retrasa el diagnóstico de demencias en mayores

Publicado 18/11/2016 18:57:03CET

Solo el 20% de los pacientes son diagnosticados en la fase leve de su enfermedad y hasta un 30% se encuentra sin diagnosticar

BILBAO, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

Especialistas en Geriatría han advertido de que "la escasa sensibilidad social y profesional" retrasa el diagnóstico de las demencias en personas mayores e impide la adopción de medidas "que pueden contribuir a retrasar el deterioro cognitivo". Según han apuntado, solo el 20% de los pacientes son diagnosticados en la fase leve de su enfermedad y hasta un 30% se encuentra sin diagnosticar.

El XI Simposio Igurco de Atención al paciente Mayor, que se inició este pasado jueves y concluye este viernes en el centro sociosanitario Igurco Orue de Amorebieta-Etxano, ha acogido la celebración de una mesa redonda sobre la importancia del diagnóstico en los trastornos cognitivos en las personas mayores.

El doctor José Manuel Marín Carmona, médico geriatra y presidente de la Sociedad Andaluza de Geriatría y Gerontología, ha ofrecido una ponencia sobre diagnóstico precoz de la demencia en mayores. Posteriormente, han intervenido la neuropsicóloga de Matia Fundazioa Cristina Buiza y el médico geriatra de Igurco José Carlos Colmenares.

Según ha precisado en su intervención Marín Carmona, la demencia senil no existe, aunque tres de cada cuatro pacientes con demencia "rondan o superan los 80 años".

A su juicio, "la escasa sensibilidad social y profesional" ante los síntomas iniciales de demencia en las personas más mayores, así como "la confusión de dichos síntomas con el proceso de envejecimiento", podrían ser factores que contribuyen a "las altas tasas de retraso e infradiagnóstico de la demencia en las personas mayores".

El especialista geriatra ha considerado "importante" diferenciar entre diagnóstico precoz, "antes de que aparezcan los síntomas de la enfermedad", y diagnóstico temprano, "lo más próximo posible al inicio de los síntomas".

Por ello, ha defendido el diagnóstico temprano como "un objetivo prioritario en el ámbito asistencial" y, en este sentido, ha considerado necesario "mejorar la sensibilidad y formación de los profesionales ante los síntomas sugestivos de deterioro cognitivo y demencia, luchar contra actitudes nihilistas, e identificar y establecer medidas preventivas".

Además, cree recomendable "seguir la evolución de los sujetos con riesgo elevado de desarrollar deterioro cognitivo y demencia" porque "son elementos claves".

ALZHEIMER

Marín Carmona ha indicado que, aun cuando no se dispone en la actualidad de tratamientos farmacológicos curativos de la enfermedad de Alzheimer, el diagnóstico temprano se considera "coste-efectivo".

"Disponemos de evidencias epidemiológicas, y cada vez más también experimentales, que avalan la adopción de medidas a diferentes niveles que pueden contribuir a retrasar el deterioro cognitivo y la progresión de la demencia. Estas medidas serán tanto más efectivas cuando más precozmente se adopten", ha dicho.

Para el médico geriatra, los pacientes y sus familiares "tienen derecho a un diagnóstico temprano de su enfermedad, que les posibilite la planificación de su vida con esta patología y la toma de decisiones relevantes cuando aún están en condiciones de tomarlas".

Además, ha advertido de que "la realidad asistencial" en el Estado español "dista mucho de ser la deseable". Según estimaciones de la Sociedad Española de Neurología, solo el 20% de los pacientes son diagnosticados en la fase leve de su enfermedad y hasta un 30% podrían estar sin diagnosticar.

Asimismo, cree que la escasez de geriatras en el Estado, "cuando no su ausencia en los dispositivos de salud públicos, como ocurre en el País Vasco o Andalucía, no contribuye a mejorar la situación".

También se ha referido a los biomarcadores, "todavía en el ámbito investigador", que posibilitan acercarse al diagnóstico precoz de la enfermedad de Alzheimer. "Su desarrollo es fundamental en la comprensión de los mecanismos íntimos de la enfermedad de Alzheimer, el envejecimiento cerebral y los procesos neurodegenerativos, así como en la búsqueda de tratamientos farmacológicos modificadores del curso de la enfermedad", ha señalado.

Por último, ha insistido en que el diagnóstico "a tiempo" de las demencias en general, y de la enfermedad de Alzheimer en particular, "es uno de los objetivos prioritarios en la lucha contra esta pandemia, tanto para los organismos internacionales como para la administración sanitaria, comunidad científica, pacientes y familiares".

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter