Los 4 pilares para envejecer mejor

Pareja mayores bailando, felices
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / GEORGERUDY
Actualizado 01/07/2018 10:12:46 CET

   MADRID, 1 Jul. (EDIZIONES) -

   Envejecer no es un problema. De hecho, la tercera edad puede ser una etapa tan importante y satisfactoria como cualquier otra de la vida. Pero no hay que pensar en envejecer de forma saludable un año antes de jubilarse. Lo óptimo es hacerlo años antes y, para ello, hay una serie de pautas que pueden ayudarnos porque envejecer de forma saludable está en nuestra mano.

   En una entrevista con Infosalus, el jefe del servicio de Geriatría del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, José Antonio Serra Rexach, sostiene que los 4 pilares para un envejecimiento saludable son: intentar moverse, hacer ejercicio; alimentarse bien; tener ocupaciones mentales; y mantener un círculo sociofamiliar que estimule a las actividades en grupo.

   1.- Ejercicio: Sería ideal la práctica de 150 minutos a la semana de cardio, hacer pesas y fuerza con músculos; y para los mayores más mayores, estiramientos, ejercicios combinados como taichí o yoga. "La actividad física y el deporte influirán muchísimo en nuestro envejecimiento. Hay que hacer ejercicio siempre", apostilla.

   2. La dieta. "Ahora comemos peor que hace 40 años y tenemos una tasa de obesidad descomunal. La gente está gorda y malnutrida, pese a que vivimos en un país con una cultura y unos hábitos nutricionales modelo para el resto del mundo. Es conveniente seguir la dieta mediterránea, así como una ingesta moderada de alcohol, además de huir de alimentos hipercalóricos o ultraprocesados", indica el geriatra.

   3.- Uno debe prepararse mentalmente para pensar cuando la vida sea distinta, para la jubilación. "Soy una persona con mucho éxito en el trabajo pero si dejo de trabajar, ¿qué aficiones tengo?, ¿me gusta salir con los amigos, viajar, en qué voy a ocupar mi cabeza? Si mi cabeza no se ocupa en algo no voy a tener un buen envejecimiento", señala.

   4.- A su vez ve muy importante tener una red sociofamiliar, huir del aislamiento, así como salir del círculo de confort, del barrio, de casa, relacionarse con los demás.

   "Las personas que envejecen así envejecen mejor que las personas que lo hacen sentados en su casa esperando al momento de la muerte", destaca el experto. Así, subraya que se ha demostrado que determinados hechos que ocurren cuando uno está en el claustro de su madre influyen en su envejecimiento.

   Además, avisa de que el 75% de cómo envejecemos depende de los hábitos de vida de la persona. "Está en nuestra mano envejecer en gran parte. Uno tiene claro que si cuida el coche, éste durará más. Pero hay muchas personas que no tienen claro que si quieren envejecer bien tendrán que cuidarse con una vida activa y saludable, son cosas que en general no cuestan dinero, pero esas cosas hay que hacer mucho esfuerzo por extenderlas", advierte el doctor Serra.

¿CUÁNDO HAY QUE EMPEZAR A CUIDARSE?

   "Preparase para el envejecimiento saludable empieza dentro de la madre. No obstante, nunca es tarde para pensar en envejecer de forma saludable, cuanto antes mejor, pero también a los 90 años, si uno está bien, merece la pena dejar de fumar y hacer ejercicio, además de comer saludablemente", indica.

   Por otro lado, resalta que aquella persona que ha vivido bien, y ha mantenido buenos hábitos desde la infancia, envejecerá mejor. Pero el mensaje es que cuanto antes se empiece, mejor, y también hay que resaltar que nunca es tarde para empezar", afirma Serra.

   El jefe del servicio de Geriatría sostiene que el envejecimiento saludable consiste en ganar años con buena calidad de vida, un hecho que viene dado por la ausencia de enfermedades, así como por la independencia mantenida a la hora de realizar las actividades cotidianas, que es lo que más suele preocupar a los mayores. "Si se sigue la definición de la OMS de salud, se entiende por envejecimiento saludable a la ausencia de enfermedades, a una situación de bienestar físico y socioambiental", añade.

   "Ese envejecimiento saludable se puede ver influido por cuatro factores distintos: los genes, cada vez se descubren más que tienen que ver con la longevidad; después las enfermedades, que también tienen carga genética; seguidamente estarían los accidentes, puedo tener buenos genes pero un día me cae una rama en la cabeza y me deja en silla de ruedas; y los hábitos de vida, dieta, actividad física y medio ambiente", sentencia.