SE NECESITAN FÁRMACOS EFICACES

Los países del G-8 abogan por luchar contra la demencia como se hizo con el sida

Actualizado 07/10/2014 7:04:41 CET

LONDRES, 11 Dic. (Reuters/EP) -

   Los países pertenecientes al G-8 han iniciado este miércoles en Londres una cumbre especial para analizar el impacto mundial de la demencia y, para combatirla, coinciden en la necesidad de abordar la propagación de esta enfermedad como en su día se trató la lucha contra el sida.

   Así lo ha asegurado el ministro británico de Salud, Jeremy Hunt, durante la inauguración de este encuentro, en el que participan autoridades, activistas, científicos y representantes de la industria farmacéutica de las ocho principales economías del mundo.

   "Hemos cambiado la tendencia mundial en la lucha contra el sida, y ahora tenemos que hacerlo de nuevo", ha resaltado Hunt, que recordó como la cumbre del G8 de 2005 fue clave para impulsar mejores tratamientos contra el VIH/sida y hacerlos más accesibles en todo el mundo.

   De lo contrario, ha añadido, "nuestros sistemas sanitarios irán a la quiebra", atendiendo a las previsiones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Alzheimer Disease International (ADI), que prevén que para 2050 se triplique el número de personas con demencia en todo el mundo, pasando de 44 a 135 millones de afectados.

   La directora general de la OMS, Margaret Chan, también ha hecho alusión al camino que todavía queda por recorrer en el abordaje de estas patologías neurodegenerativas ya que, "en términos de cura e incluso tratamiento que modifique el curso de la enfermedad, aún estamos con las manos vacías", ha dicho.

   Además del incremento de casos previsto, el problema que ven los expertos es que más del 70 por ciento de estos pacientes vivirá en los países más pobres y, por tanto, tienen limitada su atención sanitaria.

   Por ello, y a pesar de que la aparición de algunas demencias puede retrasarse con hábitos de vida saludables (alimentación, ejercicio físico y dejar de fumar), han urgido en la importancia de desarrollar medicamentos eficaces para combatirlas.

   Según han denunciado, ya han pasado diez años desde el último fármaco aprobado contra la enfermedad de Alzheimer y todavía no hay un tratamiento que pueda ralentizar su progresión, ya que los medicamentos actuales sólo logran aliviar algunos de los síntomas del trastorno. Además, en los últimos 15 años más de 100 fármacos experimentales han fracasado en su desarrollo.

   Las farmacéuticas están todavía tratando de descifrar el problema. Merck anunció este martes que van a comenzar un ensayo clínico sobre un fármaco diseñado para bloquear la acumulación de placas de beta amiloide en el cerebro, mientras que Lilly va a probar en pacientes con la enfermedad en estadios leves una terapia inmune que había fracasado en estudios previos.

   Gran parte de la investigación actual se centra en la idea de que el abordaje precoz es realmente efectivo ya que, una vez que la demencia se ha desarrollado lo suficiente como para mostrar síntomas graves, puede ser demasiado tarde para que los medicamentos funcionen.

   El primer ministro británico, David Cameron, dijo que de cara a 2025 va a duplicar su gasto anual destinados a estas dolencias, con la esperanza de que esto anime a otros países a seguir su ejemplo, pero los activistas argumentan que, pese a este incremento, el presupuesto destinado seguirá siendo inferior al que se le dedica al cáncer.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter