¿Cómo nos dañan los genes según envejecemos?

Anciano, mayor, meditando, meditar, lago, banco, sentado
PIXABAY - Archivo
Publicado 10/08/2018 7:21:32CET

   MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESSS) -

   El envejecimiento se debe principalmente a la acción directa de los genes y no al desgaste y la pérdida de funciones, según un estudio realizado en gusanos, y cuyos resultados podría extrapolarse a los humanos.

   El estudio, realizado por científicos de UCL, Lancaster University y Queen Mary University of London en Reino Unido, publicado en 'Current Biology' y financiado por Wellcome, muestra que los procesos biológicos normales que son útiles desde el principio de la vida, continúan "corriendo" inútilmente en la vida posterior, causando enfermedades relacionadas con la edad.

   La parte del envejecimiento llamada senescencia es la principal causa de enfermedad y muerte en todo el mundo, ya que conduce a la demencia, el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, pero los científicos han tenido dificultades para identificar las causas.

   Para abordar esto, los investigadores se han centrado en descubrir los principios básicos del envejecimiento mediante el estudio de animales simples como el 'Caenorhabditis elegans', un gusano nematodo utilizado en este estudio que vive de la fruta y muere en la vejez después de solo 2-3 semanas.

   "Descubrir las causas del envejecimiento en estas pequeñas criaturas podría proporcionar la clave para comprender el envejecimiento humano y de dónde vienen las enfermedades tardías", ha señalado el profesor David Gems del Institute of Healthy Aging, quien ha dirigido el equipo de investigación.

   "He estado estudiando el envejecimiento en 'C. elegans' durante 25 años, y es sorprendente ver sus mecanismos subyacentes revelados. Es muy importante, porque si quieres tratar una enfermedad, realmente necesitas entender qué la causa. Y la senescencia parece ser la madre de todas las enfermedades, por lo que entender este proceso es una buena noticia para todos", ha añadido.

HAN DESCRITO EL PROCESO BIOLÓGICO EN GUSANOS

   El estudio describe cómo los procesos biológicos que hacen que los gusanos jóvenes puedan reproducirse sin problemas en gusanos más viejos, causando enfermedades. "Dado que se sabe que los genes que controlamos los procesos destructivos del envejecimiento en los gusanos controlan la vida útil de los mamíferos, creemos que los hallazgos son aplicables a los humanos y marca un verdadero cambio de paradigma en nuestra comprensión del envejecimiento", ha afirmado la doctora Marina Ezcurra, primer autora del estudio.

   Específicamente, se centraron en la autofagia, donde las células del cuerpo consumen su propia biomasa para reciclar componentes y extraer energía. Descubrieron que el intestino de las lombrices se consume a sí mismo (autofagia) para crear la yema necesaria para los huevos, y en las lombrices mayores, este proceso causa un grave deterioro del intestino y obesidad debido a la acumulación de grasas acumuladas. A su vez, esto tiene un mayor impacto en la salud del gusano al promover el crecimiento de tumores en el útero y acorta la esperanza de vida.

    "Esto realmente nos sorprendió ya que generalmente se piensa que la autofagia protege contra el envejecimiento en lugar de causarlo. Parece que los gusanos aumentan la autofagia, lo que se considera bueno, para maximizar el éxito reproductivo, lo cual también es bueno, pero terminan exagerando, causando senescencia", ha agregado el doctor Alex Benedetto, autor principal del estudio, anteriormente en UCL pero ahora en la Universidad de Lancaster.

   El hallazgo sugiere un paralelismos con la erosión ósea en mamíferos lactantes. En las mujeres, un proceso originalmente diseñado para lixiviar el calcio del hueso para crear leche para la lactancia materna puede tener efectos negativos después de la menopausia, cuando en cambio contribuye a la osteoporosis, la osteoartritis y los vasos sanguíneos calcificados.

   Cuando los programas biológicos útiles continúan en la vida posterior, pueden convertirse en 'cuasi-programas' causantes de enfermedades. Dichos programas se propusieron recientemente y los hallazgos respaldan que, de hecho, son una de las principales causas subyacentes del envejecimiento.

   Esto no significa que el envejecimiento esté programado, sino que es una continuación del crecimiento del desarrollo impulsado por vías genéticas hasta el punto en que se vuelve dañino. Otros ejemplos incluyen un aumento de la presión arterial que causa hipertensión y un aumento en el punto de visión cercana de los ojos que causa hipermetropía y la necesidad de gafas para leer.

   Los resultados de este estudio son consistentes con los resultados de otro estudio reciente del mismo equipo en UCL que muestra cómo la activación fútil de genes en óvulos no fertilizados, que están programados para generar embriones, causa la formación de tumores en gusanos por envejecimiento.

   "Durante décadas, los científicos que estudian el envejecimiento han pensado que los cuerpos envejecidos se desgastan como los coches, a partir de una acumulación de daños. Lo emocionante de este nuevo trabajo es que muestra algo completamente diferente. Resulta que no somos como coches. Lo que nos mata cuando somos viejos no es el daño al azar, sino nuestros propios genes. Parece que la selección natural es miope y el envejecimiento es el precio que pagamos", ha concluido Benedetto.

Contador