La mitad de los hombres sufre agrandamiento benigno de próstata, según un experto

Cirugía de hiperplasia benigna de próstata
CLÍNICA CEMTRO - Archivo
Publicado 21/05/2018 18:41:42CET

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

El doctor Alberto Budía, urólogo del Hospital Vithas Nisa Virgen del Consuelo, ha señalado que aproximadamente el 50 por ciento de los hombres sufre agrandamiento benigno de próstata (HBP) o crecimiento de la próstata, con síntomas como dificultad para iniciar o mantener el chorro de orina, ganas constantes de orinar, prisas por orinar y, más raras veces, sangrado en la orina o infecciones.

De entre ese grupo, el especialista apunta que casi un tercio va a necesitar una intervención quirúrgica por falta o insuficiente respuesta al tratamiento médico. Como recomendación, Budía apunta al láser verde como la "alternativa quirúrgica segura, con excelentes resultados, para solucionar definitivamente el crecimiento benigno de próstata".

"La última plataforma, Greenlight Laser XPS 180W, ha mejorado de forma notable a plataformas anteriores, especialmente en su rendimiento quirúrgico, reduciendo los tiempos operatorios. Actualmente lo utilizamos por su alto rendimiento, buenos resultados y una recuperación postoperatoria muy rápida, reduciendo el tiempo de sonda y de hospitalización. La mayor ventaja de esta técnica es la ausencia de sangrado durante y posteriormente al procedimiento, por lo que es de elección para pacientes anticoagulados o antiagregados", ha señalado el doctor Budía.

El fundamento de la técnica es la vaporización del tejido prostático al producir una elevación de la temperatura en el tejido por la incidencia del haz directo del láser sobre el mismo, sellando las estructuras vasculares y reduciendo el riesgo de sangrado operatorio. El consumo de fibras por paciente se reduce a una sola, gracias a la incorporación de un sistema de perfusión de suero fisiológico que permite la reducción de la temperatura en el punto de emisión de la fibra del láser. El sistema genera una alerta cuando la fibra se está sobrecalentando, lo que permite al cirujano preservar en mayor medida la duración media de la fibra, manteniendo su alto rendimiento hasta el final del procedimiento.

El tiempo quirúrgico, dependiendo del tamaño de la próstata, suele ser de una hora con una recuperación "muy rápida", detalla el doctor, añadiendo que además de que el sangrado durante la cirugía y en el periodo postoperatorio es "mínimo o nulo", la micción es "espontánea" tras la retirada de sonda en la práctica totalidad de los pacientes y se reducen los efectos secundarios.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.