En moscas 'Drosophila'

Alargan la esperanza de vida modificando bacterias intestinales

Actualizado 07/10/2014 4:52:11 CET

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Científicos del Instituto Buck de Investigación sobre el Envejecimiento, en Novato, California, Estados Unidos, han conseguido promover la salud y una mayor esperanza de vida en moscas 'Drosophila' mediante la alteración de la relación simbiótica entre las bacterias y las células de absorción que recubren el intestino.

   La investigación, que se publica este jueves en 'Cell', proporciona un modelo para estudiar muchas de las disfunciones que son características del envejecimiento intestinal y da credibilidad a la creciente hipótesis de que el equilibrio adecuado de la flora intestinal puede ser clave para disfrutar de una vida larga y saludable.

   Aunque la investigación reciente en los seres humanos ha vinculado la composición de la flora intestinal con la dieta y la salud en los ancianos y la lista de enfermedades relacionadas con la edad que se asocian con cambios en las bacterias del intestino incluyen el cáncer, la diabetes y la enfermedad inflamatoria intestinal, el autor principal, el profesor de Buck Heinrich Jasper, dice que no hay conocimiento sistemático de cómo se pasa de tener un intestino joven y sano a uno que viejo y decrépito.

   "Nuestro estudio explora los cambios en el intestino relacionados con la edad, que incluyen un aumento del estrés oxidativo, la inflamación, alteración de la eficiencia de la respuesta inmune y la proliferación excesiva de las células madre", explica Jasper. "Pone estos cambios en una relación jerárquica, causal y destaca los puntos en los que podemos intervenir para rescatar de los resultados negativos del desequilibrio microbiano", concreta.

   Jasper señala que la carga bacteriana en los intestinos de la mosca se incrementa dramáticamente con la edad, lo que provoca una condición inflamatoria. El desequilibrio es impulsado por la activación crónica del gen de respuesta al estrés FOXO (algo que sucede con la edad), que suprime la actividad de una clase de moléculas (PGRP-SCS, homólogos de PGLYRPs en los seres humanos) que regulan la respuesta inmune a las bacterias.

   La supresión PGRP-SC desregula la señalización de las moléculas (REL/NFkB) que son importantes para montar una respuesta inmune efectiva a las bacterias intestinales. El desequilibrio inmunológico resultante permite que el número de bacterias se expandan, provocando una respuesta inflamatoria que incluye la producción de radicales libres, que a su vez causan el exceso de proliferación de las células madre en el intestino, lo que genera displasia epitelial, un estado precanceroso.

   Jasper destaca que el resultado más interesante de su estudio se produjo cuando su equipo aumentó la expresión de PGRP-SC en las células epiteliales del intestino, lo que restauró el equilibrio microbiano y limitó la proliferación de células madre. Esta mejora de la función PGRP-SC, que podría ser imitada con fármacos, resultó suficiente para aumentar la vida útil de las moscas.

   "Si podemos entender cómo el envejecimiento afecta a nuestra población comensal, primero en la mosca y luego en humanos, nuestros datos sugieren que deberíamos ser capaces de mejorar la salud y alargar el tiempo de duración de la vida", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter