El Grupo Español de Hematogeriatría lanza un estudio sobre la valoración geriátrica en mayores con cáncer de la sangre

Residencia, anciano, silla ruedas
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / KATARZYNABIALASIEWICZ
Publicado 16/02/2018 14:07:43CET

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Español de Hematogeriatría (GEHEG), de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), ha puesto en marcha un estudio epidemiológico observacional descriptivo sobre la valoración geriátrica en pacientes mayores con cáncer de la sangre, según se ha dado a conocer durante el 'IV Workshop de Hematogeriatría', organizado por la organización bajo el título 'La epidemiología del paciente hematológico de edad avanzada'.

Y es que, sSegún datos de la Red de Registros Españoles de Cáncer (REDECAN), tanto la incidencia como la prevalencia del cáncer de la sangre (o hematológico) están aumentando en España y, muy especialmente, entre las personas mayores.

Por este motivo, el GEHEG ha lanzado este trabajo en el que pueden participar todos los hospitales que lo deseen, bajo el objetivo de dar validez y robustez a una escala diseñada por hematólogos y geriatras españoles en el marco del ensayo GAH ('Geriatric Assessement in Hematology').

"Estamos ante una buena herramienta que ha demostrado tener validez psicométrica, fiabilidad interna y sensibilidad a los cambios clínicos, y que trata de introducir en la práctica clínica el concepto de edad funcional o biológica como el factor predictivo de pronóstico más importante en este grupo de población (en contraposición con la edad cronológica)", ha explicado la hematóloga del Hospital Duran i Reynals-Instituto Catalán de Oncología y presidenta del GEHEG, Concepción Boqué.

El estado nutricional y las capacidades funcionales son los dos factores de riesgo asociados al envejecimiento que mayor impacto tienen en los resultados del tratamiento de un paciente anciano con cáncer hematológico. "Sobre ellos se pueden llevar a cabo diferentes intervenciones de soporte, puesto que son reversibles en la mayoría de los casos", ha apuntado la doctora.

La escala CIRS-G es otra herramienta a tener en cuenta en el abordaje de los pacientes mayores con cáncer de la sangre ya que, tal y como ha comentado, mide de forma intuitiva el estado de 17 órganos o sistemas y, en consecuencia, la gravedad de todas las enfermedades concomitantes que presentan estos pacientes.

"Esta escala no está todavía integrada en la práctica diaria y va más allá de lo que se refleja habitualmente en la historia clínica, pues añade un sistema de puntuaciones. El uso de las escalas GAH y CIRS-G mejorará la toma de decisiones en el abordaje de las enfermedades hematológicas malignas y permitirá predecir la tolerancia a determinados tratamientos en personas de edad avanzada", ha explicado la presidenta del GEHEG.

Finalmente, Boqué ha demandado cambios estructurales que faciliten el trabajo multidisciplinar y transdisciplinar con los pacientes mayores, así como la incorporación de enfermeras clínicas o gestoras de casos en estos equipos. "También hace falta formación en este campo", ha zanjado.