Gracias al bloqueo de una enzima clave

Consiguen detener síntomas del Parkinson en ratones

Manos, artrosis
GETTY/NAYOMIEE
Publicado 28/06/2016 6:45:34CET

   MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, han identificado dos nuevas e importantes cuestiones en la lucha contra la enfermedad de Parkinson: el bloqueo de una enzima llamada c-Abl previene la enfermedad en ratones especialmente criados y un marcador químico en una segunda proteína puede indicar la presencia de la enfermedad y progresión.

   Su trabajo, descrito en la edición digital de este lunes de 'Journal of Clinical Investigation', sugiere tanto un objetivo prometedor para la investigación de fármacos como una herramienta que podría acelerar los estudios sobre esta patología más ampliamente.

   "Hay indicios de que la actividad de c-Abl conduce a la enfermedad de Parkinson y nuestros experimentos muestran, en efecto, que hay una conexión --dice Ted Dawson, profesor de Neurología y director del Instituto de Ingeniería Celular de la Escuela de Medicina de Johns Hopkins--. Ya hay un fármaco inhibidor de c-Abl aprobado por la agencia norteamericana del medicamento en uso para la leucemia, por lo que estamos interesados en saber si se podría utilizar de forma segura contra la enfermedad de Parkinson o como punto de partida para desarrollar otros tratamientos".

   Autopsias han revelado que c-Abl está especialmente activa en el cerebro de personas con Parkinson, un trastorno progresivo del sistema nervioso que afecta el movimiento. Además, los estudios en ratones criados para ser propensos a la enfermedad han detectado que los fármacos que bloquean C-Abl pueden prevenir o reducir la velocidad.

   Según Han Seok Ko, profesor asistente de Neurología de la Universidad Johns Hopkins, "los fármacos utilizados en estos estudios podrían también haber estado bloqueando proteínas similares, por lo que no estaba claro que el bloqueo de c-Abl fuera lo que benefició a la animales, bien mediante la prevención de los síntomas o influyendo en la progresión de la enfermedad".

Los nuevos experimentos de los científicos comenzaron con ratones modificados genéticamente para desarrollar la enfermedad y "noquear" el gen de c-Abl, una medida que redujo los síntomas de la enfermedad. Por el contrario, ratones diseñados genéticamente para elevar la cantidad de c-Abl sufrieron un empeoramiento de los síntomas y una aceleración de la progresión de la enfermedad. El aumento de la producción de c-Abl en ratones normales también llevó a desarrollar la enfermedad de Parkinson, según los investigadores.

   Para aprender más acerca de cómo ha ocurrido, el equipo analizó la interactuación de c-Abl con otra proteína, la alfa-sinucleína. Desde hace tiempo se sabe que los grupos de alfa-sinucleína en el cerebro son un sello de Parkinson. Los científicos de Johns Hopkins vieron que c-Abl añade una molécula llamada un grupo fosfato a un lugar específico de la alfa-sinucleína y que el aumento de los niveles de c-Abl llevó a más alfa-sinucleína, junto con la formación de grumos con empeoramiento de los síntomas del Parkinson, dice Dawson.

   Dawson y Ko advierten que el uso del medicamento nilotinib contra la leucemia aún no está indicado en pacientes con enfermedad de Parkinson y que se necesitan más estudios antes de que se pueden aplicar sus resultados a la atención clínica.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter