Contador

Según los expertos del Congreso de Artroscopia y Rodilla

Una de cada tres personas mayores tiene el hombro lesionado

Mayores, servicio de teleasistencia domiciliaria
AYUNTAMIENTO DE CARTAGENA
Publicado 11/11/2016 18:32:45CET

BILBAO, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El 30% de las personas mayores de 60 años y más del 60% de las mayores de 80 años presentan roturas del manguito rotador del hombro, según los datos aportados en el curso monográfico sobre patología de hombro desarrollado en el marco del congreso conjunto que están celebrando en Bilbao la Asociación Española de Artroscopia y la Sociedad Española de Rodilla.

En este foro, el doctor Xabier Goikoetxea, vicepresidente del Comité Organizador del Congreso y traumatólogo de la Clínica IMQ Zorrotzaurre de la capital vizcaína, ha destacado el "número creciente" de casos de lesiones de los tendones del hombro en general y del manguito rotador en particular entre las personas mayores.

Según ha expuesto, la prevalencia de este tipo de lesiones de los tendones del hombro "es alta" ya que se estima que el 30% de los mayores de 60 años y más del 60% de los mayores de 80 años presentan roturas del manguito rotador que, "en muchos casos, son asintomáticas pero, en otros, son causantes de muchos padecimientos para los pacientes, por el dolor, la falta de fuerza o de movilidad del hombro".

Esta patología, ha explicado, "afecta a pacientes de mediana edad en adelante" y puede tener como causa un traumatismo, como una caída o un esfuerzo brusco, los esfuerzos repetitivos en el ámbito laboral o deportivo, y el propio proceso degenerativo que causa la edad en los tendones.

El número creciente de casos debido a la cada vez mayor longevidad de la población supone "un reto" para los especialistas y, de hecho, la investigación de la traumatología "es constante y ha permitido un gran avance en el conocimiento y tratamiento de estas lesiones".

El vicepresidente del Comité Organizador del Congreso ha indicado que "muchos casos pueden ser enfocados desde el punto de vista conservador", sin cirugía, pero otros, sin embargo, "precisan pasar por el quirófano para mitigar el dolor y mejorar la función tanto para poder realizar esfuerzos como para poder llevar a cabo actividades sencillas de la vida diaria", como peinarse, afeitarse, verter agua en un vaso con una botella o comer con una cuchara.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter