El 94% de los mayores de 65 años acudió al médico de familia y el 72,7% al especialista durante el 2017

Consulta con el médico
FOTOLIA/SINC - Archivo
Publicado 06/07/2018 12:03:30CET

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El 94 por ciento de las personas mayores de 65 años acudió el año pasado a las consultas de Atención Primaria y el 72,7 por ciento al del especialista durante el año 2017, según se desprende de la 'Encuesta de condiciones de vida', publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Asimismo, el 81,2 por ciento de la población de entre 45 y 64 años visitó a lo largo del año pasado al médico de familia, porcentaje que se redujo al 73,7 por ciento entre los de 30 y 44 años y al 67,2 por ciento entre los de 16 y 29 años.

En cuanto al médico especialista, el 53,6 por ciento de la población de entre 45 y 64 años acudió a sus consultas, el 43 por ciento de los de 30 y 44 años y el 32,5 por ciento de los que tenían entre 16 y 29 años.

Ahora bien, las vistas al dentista mostraron un comportamiento opuesto, ya que el 48,9 por ciento de los jóvenes acudió al menos una vez a lo largo del año, frente al 38,8 por ciento de los mayores de 65 años. No obstante, tanto a Atención Primaria, como al especialista o al dentista, son las mujeres las que acuden con más frecuencia que los hombres.

Por nacionalidad, los extranjeros acudieron menos al médico de familia, al especialista o al dentista que los españoles ya que, por ejemplo, el 52,6 por ciento de los españoles acudió al médico especialista, frente al 43,4% de los extranjeros de la Unión Europea (UE) y el 36,1 por ciento de los del resto del mundo.

Atendiendo al nivel de ingresos, el porcentaje de la población de 16 y más años que acudió al menos una vez al médico de familia apenas varió (78,5 por ciento en los hogares con ingresos bajos, frente a 79,3 por ciento en los de ingresos altos). Por el contrario, las visitas al especialista o dentista sí mostraron variaciones, dado que las personas con mayores ingresos acudieron con mayor frecuencia que aquellas con ingresos bajos (57,7 por ciento frente a 43,8 por ciento en el caso del especialista, y 60,6 por ciento frente a 35,3 por ciento en el del dentista).

Por otra parte, el trabajo ha puesto de manifiesto que el 13,7 por ciento de la población mayor de 16 años padecía en 2017 obesidad, especialmente los hombres (14,7% frente al 12,7% de las mujeres), y personas con un nivel de formación de educación primaria o inferior (21,7%), en comparación con las de educación superior (8,6%). Por nivel de ingresos, la obesidad afectó más a las personas con ingresos bajos (15%)
que a las de ingresos altos (9%).

Respecto a la actividad física, las personas de 16 y más años dedicaron en 2017 un promedio de 202 minutos semanales a realizar una actividad física en su tiempo libre, como practicar un deporte o caminar deprisa. Este tiempo se redujo a los 194 minutos entre los mayores de 65 años. Por sexo, los hombres fueron los que más ejercicio practicaron, ya que su media se situó en los 227 minutos semanales, frente a los 179 minutos de las mujeres.

Por nacionalidad, los españoles dedicaron unos 205 minutos semanales, en comparación a los 180 minutos de los extranjeros de la Unión Europea (UE) y los 152 de los extranjeros del resto del mundo. En las personas con ingresos altos el promedio fue de 232 minutos semanales, mientras
que en las de ingresos bajos el tiempo medio se redujo a 180 minutos.

Asimismo, los resultados de la encuesta han mostrado que el 77,2 por ciento de las personas de 16 y más años comió fruta a diario en 2017, incrementándose la frecuencia conforme la edad. Así, el 67,1 por ciento de las personas de 16 a 29 años consumió fruta diariamente, frente al 88,3 por ciento de las de 65 o más años.

El consumo diario de verduras, ensaladas o legumbres fue algo inferior (64,7% de las personas), siendo también menor entre los jóvenes (57,6%) que entre los mayores (69,8%).

En todos los casos, la frecuencia de consumo creció con el nivel de ingresos, puesto que el 69,4 por ciento de las personas con ingresos bajos consumió fruta diariamente, frente al 83,6 por ciento de las personas con
ingresos altos. Por su parte, el 58,4 por ciento de las personas con ingresos bajos tomó verduras, ensaladas o legumbres a diario, frente el 69,3 por ciento de las de ingresos altos.

CARGA DE LOS GASTOS EN SERVICIOS SANITARIOS

En el trabajo también se ha analizado la carga que supusieron los gastos de asistencia sanitaria, desvelando que también varió según el nivel de ingresos. Y es que, al 5,6 por ciento de los hogares con ingresos altos le supusieron una carga pesada, frente al 9,8 por ciento de los hogares con ingresos bajos.

Lo mismo sucedió con la carga de los gastos de asistencia dental o en medicamentos. De hecho, a los hogares con menores ingresos les supuso una mayor carga que a los que tenían ingresos altos: un 28,9 por ciento frente al 17,3 por ciento en el caso de la asistencia dental, y un 11,9 por ciento frente al 4,6 por ciento en el de medicamentos.

Finalmente, la encuesta ha mostrado que en la población menor de 16 años la nacionalidad afectó al acceso a la asistencia dental. Así, el 8,3 por ciento de los hogares con niños menores de 16 años cuya persona de referencia era extranjera de fuera de la Unión Europea no recibió asistencia dental habiéndola necesitado, frente al 2,2 por ciento de los hogares con niños cuya persona de referencia era española.

El nivel de ingresos también está relacionado con el acceso a la asistencia dental, puesto que el 0,7 por ciento de los hogares con ingresos altos con niños no recibió asistencia dental habiéndola necesitado, frente al 8,1 por ciento de los hogares con ingresos bajos.