'Xarelto' (Bayer) reduce la tasa de sangrado y de ictus en pacientes con fibrilación auricular no valvular

Actualizado 18/07/2018 14:01:14 CET

MADRID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

Rivaroxaban, registrado por Bayer con el nombre de 'Xarelto', reduce la tasa de sangrado y de ictus en pacientes con fibrilación auricular no valvular, según los resultados de un análisis del programa de Bayer 'XANTUS' publicados en el 'Journal of the American College of Cardiology'.

En conjunto, más del 96 por ciento de los pacientes no sufrieron ninguno de los siguientes acontecimientos adversos: sangrado grave asociado al tratamiento con adjudicación independiente, ictus, embolia sistémica fuera del sistema nervioso central, muerte por todas las causas.

El programa 'XANTUS' comprende tres estudios internacionales de cohortes prospectivos y observacionales 'XANTUS', 'XANAP' y 'XANTUS-EL'. "Este programa de estudios evaluado de forma independiente, que supone el mayor análisis prospectivo pre-especificado de un único anticoagulante oral de acción directa, proporciona información útil de alta calidad en condiciones reales sobre el tratamiento de la fibrilación auricular en la práctica clínica diaria. Estamos comprometidos con médicos y pacientes para contribuir al uso seguro y responsable de rivaroxaban y a continuar nuestros amplios programas de investigación clínica y estudios en condiciones de vida real ", ha explicado el director médico de Bayer, Michael Devoy.

En conjunto, la tasa de episodios tromboembólicos sintomáticos (fue de 1,8 episodios por cada 100 años por paciente: 87 pacientes sufrieron un ictus, 41 un accidente isquémico transitorio, 11 una embolia sistémica y 42 un infarto de miocardio. La incidencia de los ictus isquémicos y hemorrágicos fue respectivamente de 0,6 y 0,2 episodios por cada 100 años por paciente.

La incidencia de hemorragias graves asociadas al tratamiento fue de 1,7 episodios por cada 100 años por paciente. La incidencia de hemorragias mortales fue de 0,2 episodios por cada 100 años por paciente; la tasa de hemorragias en órganos vitales fue de 0,6 episodios por cada 100 años por paciente, de los que 0,4 episodios correspondieron a hemorragias intracraneales.