'Xarelto' (Bayer) reduce el riesgo de ictus y embolia sistémica en fibrilación auricular no valvular

Publicado 04/07/2018 15:02:44CET

MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

Bayer y su socio Janssen han anunciado nuevos datos de vida real que muestran que los pacientes frágiles con fibrilación auricular no valvular (FANV) tratados durante dos años con el inhibidor oral del factor Xa, rivaroxaban, registrado con el nombre de 'Xarelto', tuvieron un 32 por ciento menos de riesgo de ictus y de embolia sistémica, y un 31 por ciento menos de riesgo de ictus isquémico, en comparación con pacientes tratados con warfarina.

El estudio, que también evaluó la eficacia y seguridad del apixaban y el dabigatran y que se ha publicado en el 'Journal of the American Heart Association', observó que ninguno de estos dos agentes farmacológicos produjo una reducción del riesgo de ictus o de embolia sistémica a los dos años en comparación con warfarina.

"No existe un consenso generalizado sobre la mejor manera de tratar a los pacientes frágiles con FANV en la práctica clínica, y es por ello que algunos pacientes no reciben tratamiento y presentan un elevado riesgo de sufrir un ictus", ha asegurado el doctor en Farmacia y profesor de Práctica Farmacéutica, Universidad de Connecticut de Estados Unidos, Craig Coleman.

Estos resultados, prosigue, mostraron que el empleo de rivaroxaban a largo plazo reduce el riesgo de ictus y de embolia sistémica en el grupo de pacientes vulnerables sin aumentar el riesgo de sangrado grave, proporcionando a los médicos datos sobre una estrategia bien tolerada y efectiva para tratar a sus pacientes frágiles con FANV.

En el estudio, se identificó a los pacientes frágiles con FANV que tomaban rivaroxaban, apixaban o dabigatran a través de los datos de reclamaciones médicas de la base de datos Truven MarketScan de Estados Unidos. Cada grupo de tratamiento se emparejó de forma independiente con usuarios de warfarina en una proporción uno-uno, seguido de un periodo de hasta dos años, o hasta la aparición de un acontecimiento, cancelación del seguro médico o finalización del seguimiento. La variable principal de eficacia era el ictus (isquémico o hemorrágico) o la embolia sistémica, y la variable principal de seguridad era el sangrado grave.

"El buen perfil de eficacia y seguridad de rivaroxaban ha sido contrastado en varios grupos de pacientes con FANV. Los resultados de este estudio apoyan la eficacia en la vida real en pacientes frágiles, un grupo de población con menos probabilidad de recibir un tratamiento anticoagulante adecuado. Datos de vida real como estos, cuando se analizan en conjunto con los datos de ensayos clínicos, aportan abundante información para aquellos que desarrollan y proporcionan cuidados cardiovasculares", ha afirmado el director de Medical Affairs en Bayer, Martin van Eickels.

Asimismo, las observaciones a los dos años de seguimiento mostraron que rivaroxaban se asocia a una reducción significativa del 32 por ciento del riesgo de ictus o embolia sistémica y a una reducción del 31 por ciento del riesgo de ictus isquémico, en comparación con la warfarina. Además, los pacientes tratados con rivaroxaban tuvieron tasas de sangrado grave similares a la de aquellos pacientes tratados con warfarina.

Ni apixaban ni dabigatran mostraron una reducción del riesgo de ictus o embolia sistémica en comparación con warfarina en la población de estudio. Las tasas de sangrado mayor fueron similares entre apixaban y warfarina y dabigatran y warfarina.