Contador

Hasta un 47 por ciento

El uso de 'Adiro' podría reducir el riesgo de cánceres digestivos

Aspirina
FLICKR/EL GRAN DEE
Actualizado 06/11/2017 8:36:10 CET

   MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El uso a largo plazo de 'Adiro' ha demostrado reducir significativamente la incidencia de cánceres digestivos, según concluye una nueva investigación que se presenta este martes en la 25 Semana de la Unidad Europea de Gastroenterología (UEG), que se celebra en Barcelona.

   En un estudio que involucró a más de 600.000 personas, los investigadores compararon pacientes que recibieron 'Aspirina' a dosis bajas -comercializada en España como 'Adiro'- durante un periodo prolongado (durante al menos seis meses, la duración promedio prescrita fue de 7,7 años) con personas que no tomaban el fármaco y evaluaron la incidencia de varios cánceres.

   Aquellos a los que se les recetó mostraron una reducción del 47 por ciento en la incidencia de cáncer hepático y esofágico, una bajada del 38 por ciento en la incidencia de cáncer gástrico, una disminución del 34 por ciento en la incidencia de cáncer de páncreas y una reducción del 24 por ciento en la incidencia de cáncer colorrectal.

   Los cánceres digestivos representan casi una cuarta parte de los casos de cáncer en Europa. El cáncer colorrectal, gástrico y pancreático se encuentra entre los cinco principales asesinos de cáncer en todo el continente y el cáncer digestivo representa el 30,1 por ciento de las muertes por cáncer.

   El efecto del uso a largo plazo de la 'Aspirina' en dosis bajas en la incidencia del cáncer también se examinó para detectar cánceres fuera del sistema digestivo. En este caso, se observó una reducción significativa para algunos cánceres (leucemia, pulmón y próstata), pero no todos (cáncer de mama, vejiga, riñón y mieloma múltiple).

   La 'Aspirina' se usa en todo el mundo para tratar una serie de problemas de salud, desde alivio del dolor a corto plazo hasta recetas a largo plazo. Aunque el uso de este fármaco está sujeto a debate dentro de la comunidad médica, un estudio reciente encontró que los pacientes que dejaron de tomar tenían un 37 por ciento más de probabilidades de sufrir un evento cardiovascular adverso, como un ataque cardiaco o accidente cerebrovascular, que aquellos que continuaron con su prescripción.

   El investigador principal, el profesor Kelvin Tsoi, de la Universidad de Hong Kong, en China, encargado de presentar el trabajo, apunta: "Los hallazgos demuestran que el uso a largo plazo puede reducir el riesgo de desarrollar muchos cánceres importantes", comenta el profesor Tsoi. "Lo que se debe destacar es la importancia de los resultados para los cánceres dentro del tracto digestivo, donde las reducciones en la incidencia de cáncer fueron todas muy importantes, especialmente para el cáncer de hígado y esófago", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter