La terapia de 'Tecentriq' y 'Avastin' aporta beneficios en cáncer de células renales avanzado o metastásico

Publicado 11/06/2018 12:22:33CET

MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

El tratamiento inicial con atezolizumab, registrado por Roche con el nombre de 'Tecentriq', y bevacizumab, registrado con el nombre de 'Avastin', aporta beneficios en cáncer de células renales avanzado o metastásico (CCRm), según nuevos resultados del estudio fase III 'IMmotion151', presentados en el Congreso de la Asociación Americana de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés), celebrado recientemente en Chicago (Estados Unidos).

Este ensayo clínico, con participación de 10 hospitales españoles, ya alcanzó su objetivo primario de mejoría de la supervivencia libre de progresión (SLP) evaluada por investigador principal, en pacientes con expresión de PD-L1 (ligando 1 de muerte celular programada). Esta estrategia consiguió reducir en un 26 por ciento el riesgo de empeoramiento por la enfermedad o muerte comparado con aquellos pacientes tratados con sunitinib.

Ahora ese beneficio evaluado por el profesional se ha visto respaldado por el que perciben los propios pacientes. La percepción del tratamiento que comunicaron los pacientes a través de cuestionarios respalda un beneficio-riesgo favorable para la combinación como tratamiento de primera línea en enfermedad localmente avanzada o metastásica.

De hecho, los tratados con la combinación reportaron una mejor calidad de vida asociada a su estado de salud en comparación con sunitinib. Este parámetro evalúa el impacto global de la enfermedad y el tratamiento sobre la calidad de vida en términos de sintomatología, efectos secundarios, estado funcional y sensación de bienestar.

En concreto, los que recibieron la inmunoterapia notificaron que los síntomas interferían menos en las actividades de su vida diaria y consiguieron incrementar de forma significativa el tiempo transcurrido hasta que los síntomas tuvieron impacto sobre su día a día respecto al grupo de sunitinib. La mediana de tiempo hasta el principio de deterioro en el brazo de atezolizumab y bevazicumab fue de 11.3 frente a 4.3 meses en el brazo de sunitinib.

Además, los pacientes tratados en el grupo de atezolizumab refirieron síntomas más leves vinculados con el tratamiento y la enfermedad, así como una menor tasa de efectos adversos. El perfil de seguridad de la combinación provocó menos efectos secundarios graves que sunitinib.

"Tenemos la primera combinación de inmunoterapia y antiangiogénico que demuestra un beneficio en estos pacientes como tratamiento de primera línea frente al estándar, que es el antiangiogénico sunitinib. Además hemos comprobado que la inmunoterapia beneficia a todos los pacientes independientemente de sus niveles de PD-L1", ha dicho la oncóloga del Grupo de Tumores Genitourinarios, del SNC y Sarcoma del Vall d'Hebron Instituto de Oncología (VHIO) de Barcelona, Cristina Suárez.