Siponimod (Novartis) reduce el riesgo de discapacidad en esclerosis múltiple secundariamente progresiva

Silla de ruedas
PIXABAY - Archivo
Publicado 20/04/2018 14:13:31CET

   MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Siponimod (BAF312) oral, de Novartis, administrado una vez al día en pacientes con esclerosis múltiple secundariamente progresiva (EMSP) reduce significativamente el riesgo de progresión de la discapacidad confirmada, con y sin recaídas, según los resultados del estudio de fase III 'EXPAND', que se presentarán en la 70ª reunión anual de la Academia Americana de Neurología, que se celebrará en Los Ángeles (Estados Unidos).

   Además, los nuevos análisis 'post hoc', que emplean métodos más precisos para estimar el efecto del tratamiento en la progresión de la discapacidad, demuestran que la reducción del riesgo con siponimod es independiente de las recaídas. Del mismo modo, siponimod también demostró un beneficio significativo en la velocidad del procesamiento cognitivo, la función más afectada por la esclerosis múltiple que suele deteriorarse en personas que padecen la enfermedad.

   Como ya se observó en la población global del estudio, el tratamiento con siponimod provoca una reducción estadísticamente significativa del riesgo de progresión de la discapacidad que se mantuvo durante 3-6 meses. En concreto, los nuevos resultados, que aplican un enfoque basado en modelos más avanzados, muestran una reducción estimada del riesgo de progresión de la discapacidad, que se mantuvo a los tres meses en un 14-20 por ciento, comparado con el placebo, para pacientes sin recaídas.

   En el caso de la discapacidad sostenida a los seis meses, la reducción estimada del riesgo fue aún mayor, un 29-33 por ciento. Otros enfoques estadísticos complementarios que evaluaban el efecto de siponimod en la progresión de la discapacidad independientemente de las recaídas también demostraron resultados consistentes.

   "El efecto beneficioso de siponimod para prevenir la progresión de la discapacidad, independientemente de la reducción de la frecuencia de las recaídas, demuestra que los pacientes con esclerosis múltiple secundariamente progresiva podrían beneficiarse de este tratamiento. Es muy emocionante porque muchas personas diagnosticadas con esclerosis múltiple recurrente-remitente, el tipo más común de la enfermedad, sufrirán finalmente EMSP y sin nuevas terapias eficaces, podrían experimentar un empeoramiento gradual de la discapacidad a pesar de las escasas recaídas", ha dicho el miembro del comité directivo del estudio Bruce Cree.

   En análisis pre-especificados y 'post hoc', se evaluó el efecto de siponimod en la velocidad de procesamiento cognitivo, observándose que desde el momento basal al mes 24, el tratamiento con siponimod demostró un beneficio significativo en la velocidad de procesamiento cognitivo, comparado con placebo para todos los pacientes y tanto para aquellos pacientes que habían sufrido recaídas en los dos años previos al ensayo como para los que no.

   "Un declive en la capacidad para procesar información rápidamente afecta a más de la mitad de los pacientes con esclerosis múltiple y es más grave en la enfermedad secundariamente progresiva que en la recurrente-remitente. Estos datos demuestran que siponimod podría tener un impacto significativo en la vida diaria de dichos pacientes. Además, los modelos avanzados empleados en los nuevos análisis nos ayudaron a entender mejor la relación entre recaídas y discapacidad y el efecto de siponimod en dichos parámetros. Estos últimos hallazgos nos animan, ya que refuerzan las evidencias clínicas de siponimod como una posible nueva opción de tratamiento muy necesaria para la EMSP", ha zanjado el director Global de Desarrollo de Neurociencias de Novartis, Danny Bar-Zohar.