Contador

Los pediatras piden que se financie la vacuna de la meningitis B o que haya ayudas para pagarla

Meningitis en niños
IMG IMAGE
Publicado 11/01/2018 14:55:36CET

MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP) reclama que la vacuna contra la meningitis B entre en el calendario vacunal del Sistema Nacional de Salud (SNS) y sea financiada o, al menos, que se impulsen medidas para que las familias con menos recursos puedan ponérsela a sus hijos. Asimismo también recomienda que la vacuna frente al virus del papiloma humano (VPH) se use también en varones.

Este organismo ha publicado como cada año en su página web la actualización sobre recomendaciones de vacunación para niños y adolescentes residentes en España, que recoge tanto las vacunas sistemáticas de los calendarios oficiales españoles como las inmunizaciones no financiadas, a partir de las últimas evidencias científicas.

Y tras las incorporaciones de nuevas vacunas como la antineumocócica y la de la varicela al calendario nacional en los últimos dos años, reclamadas por los pediatras, ahora la AEP solicita la inclusión de la vacuna antimeningocócica B en el calendario oficial o, en su defecto, la articulación de vías de financiación para familias que tengan dificultades para costearse su precio, tal y como se hace con otros medicamentos.

Aunque actualmente no está financiada, esta vacuna que comercializa GSK con el nombre de 'Bexsero' puede adquirirse en las farmacias comunitarias si el pediatra así lo recomienda. Sin embargo, cada dosis cuesta 106 euros y, son necesarias entre dos y tres en función de la edad a la que se comience a administrar.

"Es un recurso que ya se emplea con otros medicamentos, aplicarlo a las vacunas que no están en el calendario vacunal de las comunidades sería una manera de facilitar que las familias puedan acceder a ellas sin que el precio represente un motivo de decisión de mayor peso que la salud", ha defendido David Moreno, coordinador del Comité.

Según este experto, poco a poco se va acumulando experiencia con esta vacunación y en Reino Unido, donde se usa desde 2015, se ha observado una alta efectividad de la vacuna en lactantes, superior al 85 por ciento. Y aunque la enfermedad meningocócica globalmente no es frecuente, el serogrupo B sigue siendo la causa más habitual de estas infecciones.

En lo que respecta al VPH, los pediatras recuerdan que la vacunación en adolescentes ha demostrado un alto grado de protección frente a la infección genital por este virus, verrugas genitales y de las lesiones preneoplásicas de alto grado.

Pero también ven necesario informar y recomendar que los varones también reciban esta vacuna ya que, a nivel europeo, se conoce que un tercio de la patología oncológica relacionada con este virus se da en varones.

EL VPH TAMBIÉN INCUMBE A LOS VARONES

"Es cierto que el porcentaje es mayor en mujeres, pero eso no quiere decir que este patógeno no incumba a los varones y no represente una amenaza para ellos, siendo responsable de un porcentaje importante de tumores de pene, ano y otorrinolaringológicos. Además, el hombre es el principal transmisor del virus a las mujeres, vacunándolos a ellos, también se benefician ellas", según Moreno.

De hecho, en su documento de recomendaciones para 2018 la AEP recuerda que en algunos países ya se observa un alto grado de protección del varón frente a la enfermedad causada por VPH gracias a la vacunación sistemática de la mujer.

Una situación que mejoraría si, además, los varones fueran incluidos en los programas de vacunación con las mismas pautas que las chicas.

"El hecho de no vacunar a los varones y confiar en que la inmunidad de grupo generada por la vacunación de las chicas protegerá también al varón supone infravalorar el problema que representa la infección por el VPH para la población masculina. Hay que abordar este tema con una visión amplia", resume Moreno.

LA COBERTURA EN CHICAS NO LLEGA AL 80%

Además, la AEP lamenta que la cobertura media de la vacunación frente al VPH en chicas adolescentes crece despacio y, de hecho, aún no se ha superado el umbral del 80 por ciento. Todo ello a pesar de que los últimos datos de vigilancia epidemiológica muestran que la efectividad se mantiene una década después de recibir la inmunización.

Por ello, los pediatras españoles creen conveniente reforzar las coberturas de esta inmunización, preferiblemente a los 12 años, para prevenir el cáncer cervical, anal y las lesiones precancerosas del tracto genital femenino.

En otro sentido, la AEP también ha pedido reforzar los programas de vacunación infantil para evitar la reaparición de enfermedades inmunoprevenibles y apuestan por mejorar las estrategias de información y divulgación encaminadas a persuadir a los padres que rechazan la vacunación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter