Nueva alternativa terapéutica para frenar el avance de la EPOC

EPOC
FLICKR//PICASA
Publicado 16/01/2018 17:31:58CET

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad Ruhr de Bochum (Alemania) han descubierto que la inhibición de determinadas proteínas puede representar un novedoso enfoque terapéutico para la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), según los resultados de un estudio que publican en la revista 'Journal of Allergy and Clinical Immunology'.

Los pacientes con EPOC sufren una inflamación crónica del tracto respiratorio y determinadas enzimas, las llamadas proteínas quinasas, están excesivamente activadas como consecuencia del tabaquismo u otros factores proinflamatorios característicos de esta enfermedad, lo que da lugar a nuevos factores que favorecen su progresión.

Para frenar este proceso, los investigadores utilizaron dos nuevos inhibidores de kinasa de espectro reducido (NSKI, en sus siglas en inglés), conocidos como 'RV1088' y 'RFV568', que fueron desarrollados a partir de cultivos celulares por RespiVert, subsidiaria de Janssen Biotech, y compararon su eficacia con un corticosteroide convencional y varios inhibidores de la proteína quinasa única, que también se consideran potenciales tratamientos.

De este modo, vieron que los NSKI fueron más efectivos para frenar la producción de agentes inflamatorios que cualquiera de las sustancias de referencia.

Actualmente se han probado varias moléculas que actúan como inhibidores de pequeñas de quinasas únicas, que actúan selectivamente frente a una o toda una familia de determinadas proteínas. "Sin embargo, se está viendo que el efecto no es suficiente para su uso en la práctica clínica", ha explicado Jürgen Knobloch, uno de los autores del estudio.

Esto llevo a su equipo a probar nuevos fármacos candidatos que se dirigen no solo a una proteína quinasa o a una familia de proteínas quinasas, sino a un espectro específico de varias familias de proteínas.

Por el momento han probado estas sustancias en cultivos celulares de tejido muscular extraído de las vías respiratorias de pacientes con EPOC. Y en virtud de los resultados obtenidos en modelos preclínicos, creen que puede evaluarse su potencial en pacientes.

Las terapias actuales para la EPOC van dirigidas a retrasar la progresión de la EPOC y aliviar los síntomas, pero no logran detenerla. Y salvo la excepción de algún medicamento que se usa para el tratamiento de los casos más graves en determinados subgrupos de población, actualmente no hay terapias no esteroides aprobadas que se dirijan a la inflamación, que es fundamental para la progresión de la EPOC.

Los corticosteroides inhalados actualmente disponibles ayudan a aliviar los síntomas de otras enfermedades pulmonares inflamatorias crónicas y proporcionan algún beneficio en la prevención de las exacerbaciones agudas, pero actualmente solo se recomiendan para su uso en combinación con broncodilatadores y en pacientes que experimentan exacerbaciones frecuentes.