Novartis firma un memorándum de entendimiento renovado con la OMS para ampliar la donación de 'Egaten' a 2022

Publicado 25/07/2018 17:20:56CET

MADRID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

Novartis ha firmando un memorándum de entendimiento renovado con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para ampliar su donación del fármaco triclabendazol, registrado con el nombre de 'Egaten' hasta el año 2022. Se trata del único tratamiento para fasciolosis recomendado por la OMS y que se encuentra en la lista modelo de medicamentos esenciales del organismo de Naciones Unidas.

"Novartis está deseando continuar su colaboración con la OMS para reducir la carga de la fasciolosis en todo el mundo permitiendo acceder a tratamientos eficaces. La ampliación de nuestra donación hasta 2022 confirma el compromiso a largo plazo de nuestra compañía por reimaginar la lucha contra las enfermedades tropicales desatendidas", ha aseverado el Group Head of Global Health and Corporate Responsibility, Patrice Matchaba.

El nuevo compromiso a cuatro años (de enero de 2019 a diciembre de 2022) incluye la donación de 600.000 comprimidos de 'Egaten' anuales, que se espera que lleguen a 300.000 pacientes al año. Desde el inicio del programa de donaciones en 2005, Novartis ha donado unos cuatro millones de comprimidos de 'Egaten', valorados en unos 35 millones de euros (41 millones de dólares), ayudando a tratar a unas dos millones de personas con fasciolosis en más de 30 países en todo el mundo.

"Esta donación ayudará a incrementar el acceso al tratamiento en muchos países, especialmente en comunidades donde la incidencia es alta y entre niños en edad escolar, que tienen la mayor prevalencia y las infecciones más intensas", ha dicho el director médico del Departamento de Control de Enfermedades Tropicales Desatendidas de la OMS, Antonio Montresor.

Se trata es una enfermedad tropical desatendida que actualmente afecta a unos 2,4 millones de personas en todo el mundo, con 180 millones más en riesgo de infección. Se debe a dos especies de planarias o trematodos que afectan principalmente al hígado ('Fasciola hepática' o 'Fasciola gigántica') y que pueden infectar a las personas tras ingerir larvas en agua o comida contaminada (principalmente verduras crudas o poco cocinadas). Las larvas se convierten en gusanos adultos en el tracto biliar.

Ningún continente está libre de fasciolosis y se han reportado casos en humanos en más de 70 países de todo el mundo. Si se reportan casos en animales, es probable que también los haya en humanos. Algunas zonas reconocidas de alta transmisión son las tierras altas de Sudamérica, el valle del Nilo y la cuenca del mar Caspio, así como el este y el sudeste asiático3.

Si no se trata, la fasciolosis puede causar un dolor y molestias considerables, provocando mala calidad de vida y pérdida de productividad. La fase aguda de la enfermedad se manifiesta con fiebre, dolor abdominal, náuseas, diarrea y eosinofilia. Más tarde, la enfermedad avanza a una fase latente con menos síntomas y, por último, a una fase crónica u obstructiva. En niños, la fasciolosis puede ser una infección grave con fiebre alta, agrandamiento e inflamación del hígado y anemia; en algunos casos se han reportado muertes.