Investigan un fármaco que previene un efecto secundario tras la radioterapia en cáncer de cuello

Servicio de radioterapia
JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo
Actualizado 21/08/2018 16:26:25 CET

MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la compañía biotecnológica Galera Therapeutics han desarrollado un nuevo fármaco, llamado GC4419, que puede prevenir la mucositis oral grave (SOM, por sus siglas en inglés), un efecto secundario en pacientes con cáncer de cabeza, cuello, nasal u oral a los que se trata con radioterapia.

"Si bien existen algunos medicamentos para tratar la SOM una vez que se desarrolla, ninguno puede prevenirla", indican los científicos, que han presentado sus resultados este lunes en la 256º Reunión Anual de la Sociedad Americana de Química (ACS, por sus siglas en inglés). Aunque el fármaco todavía está en ensayos clínicos, ya ha sido designado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) como una "terapia innovadora".

"Creemos que GC4419 tiene el potencial de abordar una importante necesidad médica no cubierta en el tratamiento de pacientes con cáncer sometidos a radioterapia, y esperamos comenzar este año un ensayo de fase 3 con GC4419 en pacientes con cáncer de cabeza y cuello", explica Dennis P. Riley, líder del estudio.

La mucositis oral es una complicación dolorosa y problemática durante el tratamiento del cáncer, especialmente la radioterapia, que descompone las células epiteliales que recubren la boca. Los pacientes que sufren de esta dolencia experimentan dolor intenso, inflamación, ulceración y hemorragia. La mayoría de los pacientes que reciben quimiorradioterapia desarrollan SOM, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En los casos más severos, los pacientes no pueden tragar o consumir líquidos o alimentos sólidos, lo que a suele llevar al uso de tubos de alimentación y analgésicos narcóticos. Los pacientes también son susceptibles a infecciones, que pueden llevar finalmente a la hospitalización.

La radioterapia crea niveles elevados de radicales superóxido, que se cree que son responsables de la mayoría de los efectos secundarios asociados con este tratamiento, incluida la mucositis oral. "La enzima sintética que diseñamos imita la función de la superóxido dismutasa de origen natural, una enzima que convierte el superóxido en oxígeno molecular y peróxido de hidrógeno. El peróxido de hidrógeno es muy tóxico para las células cancerosas pero no para las células normales. Por lo tanto, creamos dos oportunidades para mejorar la radioterapia: reducir la toxicidad para las células normales y aumentar la toxicidad para las cancerosas", apunta Riley.

El diseño y la creación de superóxido dismutasa sintética fue complejo, y el equipo probó muchas variaciones de imitaciones de enzimas sintéticas antes de decidirse por GC4419. La investigación comenzó hace décadas, cuando Riley trabajó en Monsanto/Searle. Las moléculas con las que trabajaba su equipo tenían cuatro centros de carbono quiral, lo que significaba que había un gran número de posibles imitadores.

"Tuvimos que averiguar qué isómero funcionaría mejor y sería el más 'farmacoactivo'. Nuestra síntesis actual implica el uso de una plantilla para hacer el complejo de anillo macrocíclico de 15 miembros en un solo paso GMP (Good Manufacturing Practice). Utiliza piridina-2, 6-dicarboxialdehído, cloruro de manganeso (II) y una tetramina lineal sintetizada a partir de S,S-1,2 diaminociclohexano. Es una síntesis elegantemente simple de 'un solo recipiente' que produce la molécula deseada con más del 99,5 por ciento de pureza química", detalla.

GC4419 completó con éxito los ensayos clínicos de fase 1 y 2, que muestran la seguridad y eficacia en la prevención de la mucositis oral grave en pacientes con cáncer de cabeza y cuello sometidos a radioterapia. Si los ensayos clínicos posteriores son exitosos y GC4419 obtiene la aprobación de la FDA, Riley afirma que "no hay razón por la que no pueda usarse para prevenir los efectos secundarios del tratamiento con radiación de otros cánceres".

"Actualmente estamos estudiando el efecto antitumoral de GC4419 en un ensayo clínico de fase 1/2 en cáncer de páncreas en el MD Anderson Cancer Center. Si tiene éxito, este fármaco tiene el potencial de cambiar el tratamiento de la radioterapia, ya que el 70 por ciento de todos los tumores sólidos se tratan con radiación", concluye el investigador.

Contador