Contador

Investigan la aplicación de bacteriófagos como sustitutos de antibióticos

Investigan Nuevas Formas De Evaluar La Eficacia Y Toxicidad De Los Materiales An
EUROPA PRESS/AINIAINNOVACION
Publicado 21/03/2017 12:15:30CET

VALÈNCIA, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

AINIA está investigando la aplicación de bacteriófagos como sustitutivos de antibióticos en respuesta al llamamiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a la comunidad científica para la búsqueda de soluciones ante la amenaza sanitaria mundial que supone la resistencia de las bacterias a los antibióticos que utilizamos en el tratamiento de algunas enfermedades, según ha informado esta asociación en un comunicado.

Las bacterias generan mutaciones espontáneas que producen resistencia a los antibióticos conocidos y provocan cada vez más dificultades, para seguir tratando de manera efectiva enfermedades graves como la tuberculosis o la neumonía.

En concreto, se está trabajando en una nueva línea de I+D orientada a la búsqueda de soluciones innovadoras basadas en este tipo de microrganismos. La I+D de AINIA en bacteriófagos puede ser aplicada en el ámbito de la salud humana, así como en la agricultura (bacteriófagos como sustitutivos de pesticidas y fitosanitarios), ganadería (alternativa al uso masivo de antibióticos en ganado) y alimentación (para el control de patógenos como la Salmonella o la listeria monocytogenes, entre otros).

Los bacteriófagos, también llamados fagos, son virus que infectan a las bacterias y son capaces de matar a las bacterias responsables de diversas patologías, por lo que representan una alternativa posible para hacer frente al problema de la resistencia a los antibióticos, según las mismas fuentes.

REACCIÓN EN CADENA

Para conseguirlo, se unen a la bacteria patógena huésped, introducen su material genético, se replican dentro de ella y la destruyen, produciendo la lisis bacteriana (ruptura de la membrana celular de la bacteria). De esta manera, a partir de un fago, se producen nuevas generaciones de virus listas para actuar sobre el resto de las bacterias, originando una reacción en cadena que elimina al patógeno.

Además, a diferencia de los antibióticos, los fagos afectan sólo a la bacteria diana sin dañar ninguna otra célula y no se han descrito efectos secundarios en su utilización. En cambio, los antibióticos perjudican a un amplio número de bacterias, ocasionando problemas en la microbiota intestinal.

Por ello, el uso de bacteriófagos podría ser una alternativa, no sólo en el ámbito sanitario, sino también en el agropecuario y agroalimentario, puesto que cada vez existen más restricciones en el uso de antibióticos debido a la preocupación por evitar la resistencia de las bacterias a los mismos.

El equipo de especialistas de AINIA trabaja en todas las fases del desarrollo de bacteriofagos: desde su aislamiento, su identificación, su bioproducción y su estabilización para mejorar su vida útil y así aumentar su eficacia frente a las bacterias.

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter