Un informe afirma que los biosimilares son una de las oportunidades más relevantes para la sanidad actual

Informe biosimilares
AMGEN
Publicado 11/04/2018 14:48:28CET

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los biosimilares constituyen una "gran oportunidad" para la sanidad actual y para "la próxima década", según se desprende del informe 'Biosimilares: valor y sostenibilidad', elaborado por diversos profesionales de la salud en colaboración con la biotecnológica Amgen.

El informe señala que "su incorporación en las decisiones clínicas va a permitir un acceso más conveniente a las terapias biológicas para los pacientes". Asimismo, "su utilización va a permitir mejorar los objetivos básicos del sistema sanitario, como son la calidad, la equidad y la eficiencia".

Todos los partícipes de la cadena de valor sanitario pueden beneficiarse de la contribución de los biosimilares. "Los pacientes, al recibir tratamientos biológicos efectivos en fases más convenientes; lo profesionales sanitarios, al poder emplear de manera confiable y más costeefectiva nuevos recursos terapéuticos; los gestores, al mejorar la eficiencia y optimización de los recursos en la consecución de los resultados sanitarios; y los pagadores, al disponer de opciones menos onerosas para ofrecer tratamientos de efectividad y seguridad acreditada por los reguladores", añade.

"Su impacto será mayor cuanto mayor sea el nivel de conocimiento y confianza en ellos", añade, por ese motivo propone la "generación de mayores niveles de aceptabilidad de los biosimilares basados en la confianza médica y sanitaria".

El informe prevé un alto impacto de este nuevo grupo de fármacos no sólo en el desempeño de las organizaciones sanitarias (hacia una mayor eficiencia), sino específicamente en la dimensión de salud poblacional (hacia una mayor efectividad de los tratamientos y reducción del impacto de la enfermedad).

Para que los biosimilares de la actual generación cumplan con las expectativas que están llamados a satisfacer, "es imprescindible que aumente el conocimiento y la confianza de todos los grupos de interés en torno a ellos, de manera congruente con la oportunidad médica y sanitaria que ofrecen".

Apoya el desarrollo de una política sanitaria orientada a la razonable introducción de los biosimilares en el mercado, que tienda a generar niveles de adhesión que se asienten y consoliden de manera positiva para todos los partícipes sanitarios. "El gran reto, en este campo, consiste en aunar los intereses de pacientes, profesionales, gestores y pagadores en torno a la oportunidad que representan, y establecer medidas que sean congruentes con el nivel de beneficio que cada uno de ellos, y todos en conjunto, pueden obtener", afirma.

Los biosimilares de la actual generación presentan oportunidades a corto plazo basadas en la reducción de costes de las terapias biológicas, pero también podrán generar mejoras adicionales y recurrentes en el medio plazo gracias a que se presentan en un modelo de competencia, con diversas empresas ofreciendo fármacos para las mismas indicaciones.

En este sentido, establecer de entrada mecanismos de selección de carácter centralizado, basados en el precio y en la adjudicación de un proveedor único por indicación, acarrea importante riesgos, tanto por su efecto negativo en la introducción del biosimilar en la decisión estrictamente clínica, como los derivados de la posibilidad de sufrir desabastecimientos que afecten a procesos patológicos de alta criticidad.

Especialmente en el caso español, y en relación con los procesos de introducción de los biosimilares en su sistema sanitario, es muy conveniente no incurrir en el error de contingentar el mercado de acuerdo con decisiones autónomas adoptadas por los diferentes pagadores.

Esto produciría efectos directos sobre la equidad, "una disparidad de regulaciones condicionantes de las capacidades prescriptoras de los médicos, y además impediría aprovechar oportunidades generales de mejora de la aportación sanitaria de los biosimilares a través de un tamaño de mercado más eficiente y funcional".

ACCIONES NECESARIAS

Las administraciones sanitarias españolas, y especialmente en el ámbito de los pagadores y gestores, "se pueden beneficiar de propuestas de valor más completas a través de la adquisición de los biosimilares".

"Existe una clara necesidad en toda Europa de mejorar el acceso del paciente a terapias clínicamente recomendadas para alcanzar unos adecuados resultados en salud medidos según su efectividad y la equidad en su disponibilidad", ha explicado Santiago Cervera, exconsejero de Salud del Gobierno de Navarra y coordinador del informe.

"Debido a su mayor asequibilidad, los biosimilares pueden representar una importante solución que mejore el acceso a los medicamentos biológicos, pero todavía existen diversas barreras que ralentizan su incorporación en los sistemas sanitarios", ha asegurado.

Los biosimilares han de entenderse también como una oportunidad relevante para ampliar el conocimiento científico clínico, al facilitar una extensión coste-eficiente de las terapias biológicas. Por tanto, propone promover medidas adecuadas de política sanitaria que promuevan la presencia recurrente de los biosimilares a disposición de las decisiones de prescripción y adquisición, y generen un marco de desarrollo propicio.

Asimismo, el desarrollo de modelos asistenciales más avanzados, basados en la efectividad clínica mejorada que proporcionan los biosmilares; y, en definitiva, el aprovechamiento de la oportunidad en términos de esperanzada y relevante transformación sanitaria.

En el informe han participado el director de la Fundación de Investigación de HM Hospitales, el doctor Cristóbal Belda; el director director de investigación e innovación de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), el doctor José Manuel Martínez Sesmero; el gerente del Hospital Universitario de Fuenlabrada, el doctor Carlos Mur; el director general de la Federación Nacional ALCER, Juan Carlos Julián Mauro, y la secretaria científica de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la doctora Aitana Calvo.